Gobierno estatal destina $3 millones para extrabajadores de American Apparel

El dinero es para ayudar a 600 trabajadores de American Apparel que fueron despedidos a principios del año después que fuera vendida

Guía de Regalos

Gobierno estatal destina $3 millones para extrabajadores de American Apparel
La fábrica de American Apparel en el centro de Los Ángeles.
Foto: Archivo / La Opinión

California destinó $3 millones de dólares para ayudar a 600 trabajadores de la fábrica American Apparel que fueron despedidos a principios del año después que la empresa fue vendida.

Sin embargo, solo algunos recibirán este beneficio.

El Departamento de Desarrollo de Empleo de California anunció otorgó ese monto al Departamento de Desarrollo Económico y de la Fuerza Laboral de la ciudad de Los Ángeles y Desarrollo de la Fuerza Laboral, Envejecimiento y Servicios Comunitarios del condado de Los Ángeles para ayudar a 600 extrabajadores.

Unos 3,000 empleados de American Apparel en el centro de Los Ángeles, La Mirada y South Gate fueron despedidos en enero.

“Estas fueron las personas que decidieron aprovechar nuestra oferta”, explicó Jan Perry, gerente general del Departamento de Desarrollo Económico y de la Fuerza Laboral de la ciudad. “Es su elección participar en lo que tenemos que ofrecer”.

Cerca de 300 de los exempleados han ido a trabajar para Los Ángeles Apparel, la nueva empresa que creó Dov Charney, el fundador de American Apparel. Perry dice que otros decidieron jubilarse o encontraron nuevos empleos.

Aquellos que se inscribieron para recibir capacitación laboral a través de la ciudad recibirán ayuda con habilidades vocacionales y de computación, consejería y asistencia con sus currículos y reclamos de seguro de desempleo. Muchos de los trabajadores tienen habilidades limitadas en el idioma inglés, según el estado.

El objetivo es que las personas se adhieran a lo que saben y permanezcan en el mismo campo, dice Perry, a pesar de que la fabricación de prendas de vestir no es exactamente una industria en crecimiento en Los Ángeles.

“Ese es el objetivo más directo, hacerles competitivos en la profesión en la que ya estaban”, dice. “Pero todas las puertas están abiertas”.

La subvención cubre la capacitación hasta julio de 2018, y viene aparte de los fondos federales del programa de Asistencia para Ajustes Comerciales otorgados el mes pasado, que proporciona dinero a los trabajadores estadounidenses que han perdido sus empleos debido a la competencia global o la subcontratación.