México pide a EEUU deportaciones “en forma ordenada”

El gobierno mexicano quiere "puntos y horarios fijos"
México pide a EEUU deportaciones “en forma ordenada”
John Kelly y Miguel Ángel Osorio Chong se reunieron en México.

Mientras los presidentes de México y Estados Unidos atendían el G20 en Alemania, funcionarios de alto nivel de ambas naciones se reunían en el primer país para tratar diversos temas, incluyendo la inmigración.

El secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, dialogó con el secretario de Gobernación mexicano, Miguel Ángel Osorio Chong, sobre el crimen organizado, el Tratado de Libre Comercio, y la forma en que deberán ser repatriados los ciudadanos que sean deportados.

En un comunicado conjunto se confirmó que uno de los temas centrales será cómo se atenderán las deportaciones, ya que se pidió que fueran “ordenadas”.

“Coincidimos en la importancia de seguir trabajando en corresponsabilidad ante cada uno de los desafíos en común, los que tenemos, por ejemplo, partiendo de un enfoque regional para atender el fenómeno de migración“, expresó Osorio Chong. “Manteniendo también los esfuerzos para la repatriación ordenada de connacionales, de mexicanos, a través de puntos y horarios fijos, en condiciones dignas y seguras para nuestros connacionales.

El tema tambié fue abordado por Kelly en su reunión con Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores, quien “reiteró la necesidad de que se respete el debido proceso y los derechos de los mexicanos en Estados Unidos”.

Con Osorio Chong, el funcionario estadounidense también abordó la seguridad fronteriza, así como la necesidad de mejorar el combate a las organizaciones criminales internacionales y el tráfico de armas.

“El Presidente tiene muy claro que hay que trabajar con México en todos los puntos de nuestros intereses compartidos”, afirmó Kelly.

Adelantó que el fiscal general Jeff Sessions se reunirá con su homólogo mexicano en un par de semanas en Washington.

Ninguno de los funcionarios mencionó el muro fronterizo, que desató polémica el viernes pasado, cuando el presidente Donald Trump confirmó en Alemania que México pagará por la infraestructura, provocando la risa de los funcionarios que lo acompañaban durante la reunión con el mandatario mexicano Enrique Peña Nieto.

La relación entre ambos países se desarrolla a dos niveles: mientras funcionarios de alto nivel se reúnen y ponen sobre la mesa problemas comunes a resolver, el presidente Trump parece ir en otra dirección al incumplir acuerdos, como no mencionar el tema del muro públicamente, como ya lo ha hecho en entrevistas y al liderar eventos con sus seguidores.

De acuerdo con algunos asistentes al encuentro entre Trump y Peña Nieto en Alemania, desde que ambos presidentes se estrecharon la mano, el ambiente era de tensión y rígido, y al mexicano sí le molestó que el estadounidense “murmurara” el pago del muro fronterizo.