Aliados comunitarios en el cuidado infantil

Existen más de 10,000 centros comunitarios de salud en todo el país que brindan atención médica
Sigue a La Opinión en Facebook
Aliados comunitarios en el cuidado infantil
El cuidado médico de los menores es de suma importancia.

Existe amplia evidencia de que los centros comunitarios de salud (Community Health Centers, CHCs, en inglés) reducen los costos para los adultos que tienen poco o ningún acceso al cuidado médico. Pero un nuevo estudio por primera vez ha revelado que los CHCs también reducen drásticamente los costos de la atención pediátrica.

Los costos anuales de salud para los niños que recibieron atención médica en los CHCs de su vecindario, fueron 35% más bajos que los costos de los niños que recibieron atención en consultorios, clínicas de red privada u otras instalaciones médicas. Los niños atendidos en los CHCs también tuvieron menos costos por los servicios ambulatorios y medicamentos recetados, según el estudio de la Fundación de Salud Comunitaria Geiger Gibson/RCHN Collaborative.

Los costos médicos promedio por cada niño atendido en los CHCs totalizaron $1,133 al año, en comparación con $1,751 por los niños que no visitaron los centros comunitarios de salud. El ahorro anual de $618 por cada niño es sustancial.

Existen más de 10,000 centros comunitarios de salud en todo el país que brindan atención médica, no importa el ingreso familiar o la capacidad de pagar. En el 2015, 7.6 millones de niños menores de 18 años – uno de cada 10 niños en todo el país y casi cuatro de cada 10 niños de escasos recursos – fueron atendidos por los CHCs. De éstos, 5.6 millones estaban inscritos en Medicaid o el Programa Federal de Seguro Médico para Niños (CHIP). Más del 70% de todos los pacientes de los CHCs tuvieron ingresos bajo el nivel de pobreza.

Esto es importante ya que el futuro del Medicaid y CHIP es incierto. Al igual que el proyecto de ley que propone la Cámara de Representantes, el “Acta de Reconciliación para Mejor Cuidado” revierte las expansiones al Medicaid que había establecido ACA, limita los gastos federales futuros del Medicaid e introduce otras disposiciones drásticas como los requisitos de trabajo opcionales para la cobertura continua.

Mientras tanto, CHIP y el Fondo Presupuestario para los Centros de Salud están pautados para expirar en septiembre de este año. Combinado con los recortes adicionales que propone el Presidente Trump para los años fiscales 2018 y 2019, existe razón para preocuparnos.

Este primer estudio sobre los costos del cuidado pediátrico es una muestra sólida de la importancia de los CHCs y una sugerencia de que éstos podrían incluso desempeñar un rol mayor. En vez de socavar al Medicaid y CHIP, el Congreso y la administración federal podrían buscar soluciones costeables como apoyar el crecimiento y la expansión de los centros comunitarios de salud. Aún hay tiempo para asegurarse de que las decisiones legislativas y presupuestarias finales, proveerán los recursos necesarios y justos.

(Feygele Jacobs es presidenta y directora ejecutiva de la Fundación de Salud Comunitaria RCHN)