El ‘grito mexicano’ retumbó en Pasadena pese a presencia del mandamás de la FIFA Gianni Infantino

El presidente del organismo rector del fútbol mundial dijo a Televisa que la expresión de la afición mexicana es lamentable
El ‘grito mexicano’ retumbó en Pasadena pese a presencia del mandamás de la FIFA Gianni Infantino
Gianni Infantino, presidente de la FIFA.
Foto: EFE

PASADENA – Gianni Infantino también le hace los mandados al grito de “Ehhhhh puuuto”.

La afición mexicana que apoyó al Tri en el Rose Bowl ante Jamaica por las Semifinales de la Copa Oro se despreocupó por la presencia del presidente de la FIFA en el partido e igual lanzó a diestra y siniestra el polémico grito.

Al minuto 20′, en un despeje del arquero jamaiquino, Andre Blake, se escuchó la primera cantada, que ya le costó varias multas y advertencias a la Federación Mexicana de Futbol.

Todo el esfuerzo de promoción realizado por los organizadores de la Copa Oro de la Concacaf para argumentar la necesidad de que desaparezca de los campos de fútbol de México y en los de Estados Unidos, donde juega la selección Tricolor, hasta el momento no ha tenido el resultado esperado.

Las constantes propagandas y mensajes que se han dado durante la Copa Oro para que se evite el grito, a la afición mexicana le importó poco y gritó tan fuerte como pudo, como es habitual en cualquier juego del Tri.

La FIFA, desde el 2014, ha impuesto multas constantes a la Federación Mexicana de Fútbol, debido, precisamente, al grito que continuamente se presenta en los estadios en los que juega el Tri.

El único caso en el que se controló casi en su mayoría, fue en la pasada Copa Confederaciones de Rusia, luego de que existiera la advertencia de que a quien se detectara gritando, podría ser expulsado del estadio e incluso, igualmente causaría una multa a la Federación Mexicana de Fútbol.

La nueva demostración de falta de rectificación por parte de los aficionados mexicanos en cuanto a su polémico grito, que lo expresaron con más fuerzas que nunca ante el mismísimo presidente de la FIFA, puede obligar de una vez por todas al máximo organismo del fútbol mundial a imponer sanciones graves a la selección de México, que le podrían costar la participación en competiciones internacionales.

De momento, con la derrota sorpresa ante Jamaica, los aficionados mexicanos van a estar ausentes en la gran final del torneo más importante de selecciones de la Concacaf, a la que no se sabe si Infantino va a estar presente, pero lo que si está garantizado es que no se escuchará será el grito de “Eeeh pu…”.