Fidelidad dentro y fuera de la cárcel: los hilos del poder de la Mafia Mexicana

Las mujeres y novias de los presos llevan sus órdenes a las calles

Arresto de un colaborador de la Mafia Mexicana.
Arresto de un colaborador de la Mafia Mexicana.
Foto: AP

Veinte personas, entre ellas 12 hombres y 8 mujeres, se enfrentan a cargos en la Corte Superior de San Diego relacionados con su presunta asociación con la pandilla Mafia Mexicana, conocida por la presión y el dominio que ejerce en diferentes cárceles de California y del resto de los Estados Unidos.

Estas detenciones son el fruto de una investigación de tres años, llamada ‘Operación Emero’, dirigida por un grupo de trabajo multidisciplinar especializado en pandillas, en el que ha participado el departamento del Sheriff, el FBI y una unidad de servicios especiales del departamento de Correcciones y Rehabilitación del estado.

“Cuando te encuentras con una pandilla que es leal a la Mafia Mexicana; la Mafia Mexicana viene antes de Dios, su familia o cualquiera de sus amigos desde la infancia”, asegura el investigador Tony Rafael, autor de un libro homónimo, “cuando te dicen que hagas algo, tienes que hacerlo”.

El poder que ‘La Eme’ ejerce sobre los miembros de otras pandillas callejeras de hispanos o latinos es innegable, con órdenes que incluyen desde agredir hasta matar a otros reclusos en su nombre.

Los veinte acusados se enfrentan a cargos tan variados como extorsión, secuestro, conspiración para cometer robos o actos de tortura… los cuales reflejan a la perfección la filosofía de dominio de la Mafia Mexicana.

MODUS OPERANDI

“Básicamente [‘La Eme’] controla todo desde la prostitución hasta las drogas; muchas de las actividades delictivas dentro de las instituciones penitenciarias”, resume Felix Aguirre, detective retirado de San Diego que conduce sesiones de entrenamiento e información sobre pandillas.

Cuando alguien es enviado a prisión normalmente busca protección asociándose con otro grupo de reclusos con el que se identifica, dijo Aguirre. A quienes se asocian con la Mafia Mexicana se les puede decir que “se pongan a trabajar” para la pandilla, ya sea dentro de la cárcel o en las calles.

Los ‘carnales’ son los líderes de la organización, por debajo de ellos están los ‘camaradas’ y después los miembros de la tripulación o asociados que llevan a cabo sus órdenes, según Aguirre. También tienden a confiar en las mujeres, “quizá esposas o novias de las carnales”, para comunicar sus directivas e imponer su orden en la calle.

Además, la pandilla también es conocida por tener un “impuesto” sobre toda persona que efectúe alguna actividad delictiva bajo su área de control. En otras palabras, si los distribuidores venden drogas en territorio de la Mafia Mexicana deberán darle un porcentaje, de no hacerlo, esta buscará su forma de cobrarlo.

“Las consecuencias suelen ser asaltos, robos violentos… toman lo que quieren”, se lamenta Aguirre.

Los fiscales del condado de San Diego no han revelado muchos detalles sobre este nuevo caso, pero han dicho que los acusados operaban en dos grupos, uno de ellos liderado por el preso federal José Alberto “Bat” Márquez y el otro, por el condenado a muerte Ronaldo Ayala en California.