La peor decisión de ICE para conseguir objetivos de Trump

Y esto afecta a miles de inmigrantes

Guía de Regalos

La peor decisión de ICE para conseguir objetivos de Trump
ICE está deteniendo a prácticamente cualquier indocumentado.

La Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) está bajo presión para cumplir los objetivos impuestos del presidente Donald Trump de deportar a criminales y cualquier indocumentado, pero para lograr que las estadísticas de detenidos y expulsados aumenten está “quemando” sus recursos.

Cuando estuvo en campaña, el ahora mandatario de los Estados Unidos dijo de los 11 millones de inmigrantes en el país, entre dos y tres millones son criminales y serían a los primeros en los que se enfocaría su administración, pero en la realidad se ha detenido “a cualquiera”.

En cambio, no está deteniendo a los criminales, como prometió, señaló un análisis de The Washington Post, donde se indica que en enero de este año se deportó a 9,913 criminales, pero esa cifra bajó en junio a 9,600.

En términos globales, las deportaciones de inmigrantes con antecedentes penales han sido menos de las que se esperaban, ya que ICE reportó que hasta ahora se ha expulsado a 61,370 inmigrantes con antecedentes penales, por debajo de los 70,603 en el mismo período del año pasado.

Sin embargo, se ha perseguido a miles de indocumentados, como si ese fuera el objetivo, indica John Sandweg, director interino de ICE durante la Administración de Barack Obama, lo cual no es una buena decisión, porque los delincuentes se quedan en las calles.

“Al enfocarse en casos no criminales, está quemando recursos que de otra manera estarían dedicados a criminales… Hay muchos asientos en ese autobús”, expresó al diario.

Agregó que los agentes de “La Migra” se están enfocando a los casos que están en tribunales de inmigración, no en deportar a los delincuentes.

Según las últimas estadísticas de ICE, se ha deportado a más de 170,000 personas en los primeros seis meses del año, en tanto que el Departamento de Justicia señala que de febrero a julio, 57,069 personas decidieron abandonar el país por voluntad propia para no enfrentar la deportación, lo que representa un 30.9 por ciento más que en el mismo periodo de 2016, cuando lo hicieron 38,113.