Editorial: Hay que proteger a los soñadores

La Casa Blanca tiene que hacer lo correcto y dar una oportunidad a estos jóvenes
Editorial: Hay que proteger a los soñadores
Jóvenes soñadores piden que se mantengan los beneficios de DACA.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

El quinto aniversario de DACA llega en un momento de inquietud para los cerca de 800,000 jóvenes que están protegidos justamente de la deportación. Ellos no son responsables de haber sido traídos a Estados Unidos como niños por sus padres indocumentados.

Hoy estos jóvenes y adultos son tan estadounidenses como un nativo, después de haber sido educados bajo el mismo sistema escolar e inculcado los valores de nuestro país. Hoy ellos están contribuyendo al presente y al futuro de todos a través de sus esfuerzos, estudios, trabajos y superación.

Es una tragedia que ellos estén en el medio del agrio debate político sobre inmigración. Una discusión que con el arribo de la administración Trump se tradujo en deportaciones indiscriminadas y la criminalización de los indocumentados.

Es curioso que quienes afirman que el Presidente no tiene autoridad legal en inmigración como para implementar DACA, digan que sí la tiene cuando se refiere a los musulmanes.

Lo bueno es que la Casa Blanca está resistiendo los esfuerzos de políticos y organizaciones antiinmigrantes que ven la protección contra la deportación que otorga DACA como una “amnistía”.

El presidente Donald Trump reconoce los valores de estos jóvenes por lo que se negó hasta el momento a incluir a esta categoría de inmigrantes entre los deportables. Durante este gobierno se aprobaron más de 17,000 beneficiarios nuevos y se extendió por dos años la protección a más de 100,000 individuos.

No obstante, aumentaron los esfuerzos de las autoridades de inmigración para buscar excusas con el propósito de quitar esta protección a quienes la tienen. Hasta ahora se deportaron a 43 jóvenes por estar convictos o haber tenido un pasado supuestamente pandillero. Más de 670 están en proceso de remoción.

Ahora hay 11 Estados que le dieron al Departamento de Justicia un plazo hasta el 5 de septiembre para que inicie una reducción progresiva que conduzca a la desaparición de DACA. De lo contrario, iniciarán una demanda judicial.

Es importante que el Presidente se mantenga firme sin caer en las presiones dentro de la Casa Blanca, de los asesores Steve Bannon y Stephen Miller, como de los de fuera, el secretario de Justicia Jeff Sessions.

Al mismo tiempo, es necesario un respaldo bipartidista en el Congreso a los proyectos de ley H.R.1468 y H.R.496/S.128. Estas medidas tienen que predominar por sobre los legisladores que una y otra vez han querido eliminar DACA.

Este aniversario sirve para que Washington recuerde que hay cientos de miles jóvenes que merecen una tranquilidad legal, una seguridad en su situación migratoria para continuar con sus aportes a Estados Unidos.