¿Eres un consumidor responsable?

Es posible proteger el planeta, una compra a la vez
¿Eres un consumidor responsable?
¿Eres un consumidor responsable?
Foto: Archivo / Shutterstock

Cada día, nuestras decisiones personales repercuten en el medio ambiente. Desde el reciclaje, al consumo de electricidad, al uso de agua, cada acción, por pequeña que parezca, suma al final del día.

Una manera en la que influimos el medio ambiente, es a través de lo que compramos y consumimos. Sin darnos cuenta, podemos beneficiar o perjudicar el planeta al comprar cierto tipo de productos, apoyar ciertas empresas o preferir determinados productos.

El concepto de consumidor responsable es relativamente nuevo y se refiere a los hábitos de consumo y cómo cambiarlos, ajustándolos a nuestras necesidades reales y las del planeta. En la sociedad de consumo en la que vivimos, es fácil dejarse llevar y ser manipulados por la publicidad. Pero es posible cambiar nuestros hábitos.

Para ello, debemos priorizar el impacto ambiental de los productos que consumimos, elegir compañías con prácticas responsables y que respeten la justicia social y el medio ambiente, y considerar la huella ecológica de productos y estilos de vida.

¿Es posible ser un consumidor responsable?

Organizaciones ecologistas sin fines de lucro alrededor del mundo, coinciden en que cada compra y acción que tomamos diariamente tiene una influencia en el medio ambiente.

Compartimos algunos consejos y preguntas sencillas que te ayudarán a cambiar tus hábitos y consumir de manera responsable y en beneficio del planeta.

  • El primer paso para convertirse en un consumidor responsable es informarse. ¿De qué marca es el producto? ¿Proviene de una empresa con malas prácticas medioambientales? Una de las más claras maneras de expresar tu opinión es boicoteando los productos de compañías irresponsables. El bolsillo de los consumidores tiene una gran influencia en las prácticas y  políticas de las empresas.
  • Antes de decidirte por una compra, recuerda las tres Erres: reducir, reciclar y reutilizar.
  • Reflexiona antes de comprar. Recueda que nunca es buena idea comprar por impulso. ¿Realmente necesitas el producto? ¿Estás siendo influenciado por la publicidad? ¿De qué material está hecho lo que quieres comprar? ¿Se trata de una compañía que genera daños al medio ambiente, o injusticia social?
  • Evita los productos descartables. ¿Realmente necesito estos productos, o puedo usar las versiones no descartables?
  • No olvides llevar bolsas de tela o papel cuando vayas al mandado, porque de otro modo, terminarás comprando bolsas de plástico. Siempre deja bolsas reusables extra en tu carro, para la próxima vez que las necesites.
  • Compra el contenido, no el envase. Es fácil dejarse llevar por cajas coloridas, o envoltorios elaborados, pero al hacerlo, podrías estar pagando de más por un envase que rápidamente terminará en el bote de basura.
  • Evita la comida chatarra y los alimentos procesados con varias capas de envoltorio plástico.
  • Si no lo estás usando, apágalo. Ya sea la luz, el agua, el aire acondicionado, o el calentador. Recuerda apagar las luces, cerrar los grifos y desenchufar los electrónicos que no estés utilizando.