“DREAMers” y activistas prometen una lucha “endemoniada” para proteger DACA  

Su plan de acción es incrementar la lucha a favor de “DACA” en las calles, en los tribunales y en los pasillos del Congreso

“DREAMers” y activistas prometen una lucha “endemoniada” para proteger DACA   
Quieren incrementar la lucha a favor de “DACA”.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

WASHINGTON.- Ante incesantes rumores de que el presidente Donald Trump sopesa seriamente eliminar “DACA”,  activistas y beneficiarios de ese programa migratorio prometieron este viernes una lucha “endemoniada” para protegerlo porque, de lo contrario, cerca de 800,000 jóvenes quedarían expuestos a la deportación.

Tanto el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) como la Casa Blanca confirmaron a este diario que las deliberaciones internas siguen su curso, y que Trump está escuchando recomendaciones de miembros de su Gabinete y asesores cercanos.

Una portavoz de la Casa Blanca dijo que “no habrá un anuncio sobre DACA en este momento, no hoy“, pero no precisó quién haría el anuncio  ni cuándo.

“Como lo ha indicado antes la Administración, el programa de DACA está bajo revisión. El presidente ha indicado que es compasivo con los participantes del programa. Sin embargo, sólo el Congreso puede legislar una solución permanente a la situación que afrontan los beneficiarios”, agregó.

Ante el ultimátum de Texas y otros nueve estados conservadores de impugnar “DACA” en los tribunales si la Administración no lo cancela para el próximo 5 de septiembre, crecen los rumores de que Trump se inclina por anularlo.

El programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, puesto en marcha por la Administración Obama ante la ausencia de una reforma migratoria, ha protegido de la deportación a 787, 580 jóvenes indocumentados, muchos de los cuales han obtenido permisos de trabajo, licencias de conducir, e iniciado negocios o carreras universitarias, entre otros beneficios.

Según cálculos preliminares del Centro Nacional para Leyes de Inmigración (NILC),  su eliminación significaría que, a diario, alrededor de mil jóvenes “DACAmentados” perderían sus permisos de trabajo y correrían el riesgo de la deportación.

Durante la contienda, Trump prometió anular “DACA”, un programa altamente popular y con amplio apoyo bipartidista, pero en febrero pasado le prometió a los “DREAMers” una solución “con corazón”.

Ahora Trump se encuentra en el “fuego cruzado” entre grupos extremistas y anti-inmigrantes  que quieren la eliminación de “DACA” –incluyendo su fiscal general,  Jeff Sessions-,  y activistas de la comunidad inmigrante, grupos cívicos, religiosos y sindicalistas, que destacan los enormes beneficios del programa.

La incertidumbre sobre el futuro, sin embargo, carcome a los “DREAMers” y sus familias, así como a activistas de la comunidad inmigrante en todo el país, ante las enormes repercusiones de su eliminación.

Una lucha “endemoniada”

Varios “DREAMers” y activistas de la comunidad inmigrante, entre ellos el grupo “NAKASEC”, tenían previsto otra protesta esta tarde frente a la Casa Blanca, en el marco de una vigilia de 22 días que concluirá el 5 de septiembre, el plazo impuesto por Texas para entablar su demanda contra “DACA”.

Su plan de acción es incrementar la lucha a favor de “DACA” en las calles, en los tribunales y en los pasillos del Congreso.

“Vamos a emprender una lucha endemoniada… Trump tiene la habilidad de mantener en pie el programa, y vamos a forzarlo a que lo haga”, dijo Greisa Martinez Rosas, una “DREAMer” y activista del grupo “United We Dream”, que desde noviembre de 2016 mantiene una campaña de presión en las redes sociales y a través de protestas.

“La eliminación de DACA es una prioridad de los supremacistas blancos…  este tipo de deporte de sangre es enfermizo y vamos a oponerle resistencia”, prometió.

Otros “DREAMers”, como Damaris González, de “United We Dream”,  y Jung Woo Kim, de NAKASEC,  ofrecieron testimonio sobre la devastación que provocaría la anulación de “DACA”.

Ezra Levin, codirector ejecutivo del grupo “Indivisible”, dijo que su organización movilizará a activistas en todos los distritos electorales para luchar por los inmigrantes contra “una agenda supremacista”.

“Vamos a luchar y vamos a ganar”, dijo Levin.

Posibles escenarios

Durante una conferencia telefónica, Marielena Hincapié, directora ejecutiva de NILC dijo que, dependiendo de la decisión, su grupo se alista para posibles litigios para proteger a las comunidades.

Hincapié describió los escenarios y opciones que tiene Trump respecto a “DACA”: dejarlo en pie y dejar que la demanda de Texas siga su curso; eliminarlo a partir del mes próximo; eliminarlo de forma escalonada, sin renovar los permisos que caduquen, u ofrecer alguna imprevisible alternativa.

Mientras, líderes de “línea dura” contra los inmigrantes han sugerido que Trump utilice “DACA” para obtener concesiones en torno al muro fronterizo, un reforzamiento de la vigilancia fronteriza, y una medida para reducir la inmigración legal.

 “Acoso” a través de las cortes

Para Hincapié,  no existe razón “moral, legal o política” para eliminar “DACA”, y la prueba está en que la Administración Trump ha continuado otorgando y renovando los permisos de dos años bajo el programa.

Entre enero y marzo de este año, unos 17,000 jóvenes recibieron “DACA” por primera vez y otros 108,000 renovaron su permiso.

“No se trata de un asunto legal, es una cuestión política, y habría que preguntarle al presidente Trump de qué lado está”, afirmó Hincapié, al acusar a grupos extremistas de “utilizar las cortes para acosar” o intimidar al presidente.

En ese sentido, Vanita Gupta, antigua titular de la división de Derechos Civiles del Departamento de Justicia y presidenta de “Leadership Conference on Civil Rights”,  dijo “DACA” es claramente “legal y constitucional”.  Gupta acusó a Trump de crear una crisis “moral” y señaló que a éste le debería dar “vergüenza” dejarse intimidar.

En 2015, Texas lideró una demanda para frenar los alivios migratorios anunciados en 2014 -que eran la ampliación de DACA y el “DAPA” para adultos indocumentados con hijos ciudadanos o residentes legales-, que eventualmente el Tribunal Supremo regresó a las cortes de menor instancia.

El Quinto Circuito de Apelaciones, que frenó los alivios migratorios, ya había desestimado antes una demanda contra el “DACA” original.

La Administración anuló los alivios migratorios de 2014,  pero afronta un momento coyuntural para la vida de los “DACAmentados”,  sus familias y sus comunidades, dijeron los activistas.

Según un análisis del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP),  sin “DACA”, unos 685,000 personas perderían sus empleos, pero la economía también sufriría una pérdida de $460,300 millones en una década.

Los 10 estados que quieren eliminar “DACA”  (Alabama, Arkansas, Idaho, Kansas, Louisiana, Nebraska, Tennessee, Texas, Carolina del Sur y Virginia Occidental) perderían más de $8,000 millones al año en sus economías, si se salen con la suya, advirtió CAP.