Pizza, murales, nazis y contra manifestantes: cóctel explosivo en el Parque Chicano de San Diego

La policía tuvo que escoltar a un grupo de nacionalistas de vuelta a sus carros
Pizza, murales, nazis y contra manifestantes: cóctel explosivo en el Parque Chicano de San Diego
Grupo de nacionalistas blancos siendo escoltados hasta sus coches.
Foto: Sandy Huffaker / Getty Images

“No Trump, no KKK, no fascistas en los EEUU”, gritan cientos de contra manifestantes (minuto 6 del vídeo) mientras la policía escolta la retirada de un pequeño grupo de nazis y nacionalistas blancos que este domingo por la tarde se habían congregado en el Parque Chicano de San Diego, supuestamente, para comer pizza.

Como parte de un evento apodado “Patriot Picnic”, esta docena de individuos de extrema derecha tenía planeado almorzar pizza en este parque emblemático del barrio Logan antes de iniciar un recorrido por los murales de arte chicano que lo adornan, según Roger Ogden, uno de los organizadores y blogger de “Patriot Fire”, además de otros sitios web anti-musulmanes y anti-inmigrantes.

Ogden explicó a FOX5 que lo que había motivado su reunión había sido la remoción de la placa confederada de Jefferson Davis del parque Horton Plaza el mes pasado, pues a su juicio, si la placa tenía que ser eliminada, entonces los murales del Parque Chicano también deberían serlo.

“No íbamos a destruir los murales ni nada. Estábamos bajando a echar un vistazo a un parque público”, dijo Ogden a FOX5. [Los murales] deberían ser trasladados a otro lugar de propiedad privada o lo que sea, pero la ciudad no debería financiar arte anti-americano revolucionario y subversivo en un espacio público”, argumentó.

Ante esta reunión, considerada por muchos como “una expresión de odio hacia los inmigrantes y las minorías de San Diego”, muchos vecinos hicieron también acto de presencia para “defender” su parque. “Esto es terreno sagrado. No queremos violencia. Para muchos de nosotros estos murales tienen un profundo significado espiritual”, reconoció el Padre John Author de la iglesia católica de Nuestra Señora de Guadalupe.

MISIÓN DE RECONOCIMIENTO

“Para [Ogden] decir que estaban aquí en el Parque Chicano para comer pizza es muy difícil de creer”, dijo Mario Chacón, parte del Comité Directivo del Paque Chicano, entidad que consideró esta “misión de reconocimiento” por parte de la docena de extremistas de alt-right como “un ejemplo de odio” y un acto que “no será tolerado”.

Los oficiales de policía de San Diego dividieron a los dos grupos para evitar ataques violentos, si bien las agresiones verbales y las amenazas fueron continuas. Finalmente, el grupo congregado por Ogden se retiró, escoltados por los oficiales, lo que desató aplausos y vítores entre los contra manifestantes.

La jefa de policía de San Diego, Shelly Zimmerman, también estuvo presente en la manifestación. “Éramos muy conscientes de lo que iba a suceder aquí en el parque, así que teníamos recursos [desplazados] en el lugar. Una gran cantidad de personal estaba listo en caso de que las cosas se intensificaran”, dijo Zimmerman, quien agradeció el desenlace pacífico.