El preocupante plan de Trump contra los gays

El fiscal general Jeff Sessions lidera una cruzada que preocupa a activistas
El preocupante plan de Trump contra los gays
A pesar de sus posturas hacia la comunidad LGBT, el presidente Trump recibió apoyo de algunos grupos.

Cuando estuvo en campaña, el presidente Donald Trump tuvo un discurso ambivalente sobre la comunidad lésbico, gay, bisexual, transgénero y queer (LGBTQ), pero ya al frente de la Casa Blanca, sus acciones apuntan a afectar a ese grupo social.

A principios de la actual administración, varios funcionarios y expertos dejaron el gobierno federal por la falta de un proyecto de lucha contra el sida del presidente Trump.

Sin embargo, hay una estrategia de la que ha alertado la Unión de Libertades Civiles (ACLU): permitir que cualquier empleador despida a una persona sólo por su orientación sexual.

El proyecto es liderado por el Departamento de Justicia, a cargo del fiscal general Jeff Sessions, que interpuso un proceso ante el Tribunal de Apelaciones del Segundo Circuito, a fin de que los empleadores puedan despedir a cualquier persona sólo por su orientación sexual.

Esto tiene que ver con el caso de un exinstructor de paracaidismo que entabló una demanda contra su empleador en 2010, alegando que la empresa lo despidió por su orientación sexual.

La discusión se centra en si el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohíbe la discriminación en el empleo por motivos de sexo, también prohíbe la discriminación de lesbianas, homosexuales y bisexuales.

En abril, cuenta ACLU, el Tribunal de Apelaciones de EEUU para el Séptimo Circuito, con sede en Chicago, consideró la misma pregunta y dictaminó que la discriminación contra una persona basada en su orientación sexual es una forma de discriminación sexual que está prohibida en virtud del Título VII.

Sin embargo, Sessions y su equipo buscan reabrir ese capítulo, en medio de un complicado discurso sobre si “el sexo puede separarse de la orientación sexual”.

“Como si los argumentos legales de la administración Trump en este caso no fueran lo suficientemente irritantes por sí solos, el hecho de que incluso tengan peso en este caso es notable, pero por lo escandaloso que es”, indica ACLU. “Esto no es más que un esfuerzo vergonzoso por parte de un fiscal general, muy anti LGBT, para presentar argumentos legales discriminatorios”.

La Unión considera lamentable que la administración del presidente Trump trabaje en una idea que amplie la discriminacion en el país, pero confía en que la ley sea respetada por los tribunales, ya que de lo contrario abriría un frente complicado para esa comunidad.

El rechazo a la comunidad LGBTQ en el gobierno actual no es nuevo, ya que un perfil del vicepresidente sobre el vicepresidente Mike Pence del New Yorker, se revelaron detalles sobre una reunión entre un abogado no identificado, el presidente Trump y Pence en el que el mandatario bromeó diciendo que Pence “quiere colgar” a todas las personas homosexuales.

Jane Mayer, autora del artículo citó otras fuentes que le dijeron que Trump rutinariamente disfruta bromeando sobre las fuertes posturas ideológicas de Pence sobre el aborto y la homosexualidad.

Sobre la conversación con el abogado, cuando se habló de los derechos de los homosexuales, Trump  señalo a Pence y dijo: “No le pida eso a este tipo – el los quiere colgar a todos”.