Líderes y gobiernos locales de EEUU retan a Trump sobre medio ambiente

Por primera vez, una delegación independiente estadounidense tuvo presencia en el #COP23
Líderes y gobiernos locales de EEUU retan a Trump sobre medio ambiente
Nueva York forma parte de la coalición climática "We are still in".
Foto: Getty Images

El gobierno del presidente Donald Trump mantiene su postura de quedar fuera del Acuerdo de París, pero más de 2,500 gobiernos estatales, locales, empresas y organizaciones civiles rechazan esa política de medio ambiente y acudieron al COP23 con un mensaje claro: “Nosotros seguimos dentro”.

“Estos presidentes universitarios, alcaldes, gobernadores y líderes empresariales destacan sus pasos para reducir la contaminación climática y se solidarizan con los líderes internacionales”, indica la página oficial “We are still in”, cuya delegación participa en el conferencia mundial en Bonn, Alemania, un encuentro presidido por Fiji. “Demostrando al mundo que el liderazgo de los EEUU en el cambio climático va mucho más allá de la política federal”.

Es la primera posición clara y contundente ante el gobierno del presidente Trump, que el 1 de junio anunció la salida de Estados Unidos del Acuerdo Ambiental de París, provocando una oleada de críticas en el país y a nivel internacional.

“El compromiso no es una coalición que ha hecho una declaración política, sino que está abocada a la acción climática”, explica Mariana Panuncio, directora senior de Cooperación Climática Internacional de la organización World Wild Life (WWF), sobre el alcance del grupo. “Ellos quieren colaborar entre sí para ampliar esas acciones… por medio de compromisos individuales e invitando a más actores a que se sumen”.

Panuncio agregó que la presencia de esa delegación estadounidense fue un hecho histórico, aunado a que estos representantes incluso de tribus americanas y comunidades religiosas, se comprometerán a seguir los acuerdos de la reunión del COP23.

“Regularmente EEUU acudía a estos encuentros como país y ahí, las organizaciones, los activistas, los gobierno locales, las empresas, mostraban sus proyectos”, explica la especialista. “Ahora, por primera vez, ellos tuvieron un espacio propio, un pabellón, como delegación, no como país”.

En el grupo hay gobierno estatales, como California, Virginia, Oregon, Washington, Maryland, Hawai, Nueva York , Carolina del Norte, Rhode Island, pero también 150 condados y ciudades tan grandes como Nueva York y Los Ángeles.

“La protección de nuestro planeta está por encima del signo político de quien ocupe la presidencia”, apuntó el alcalde de Carmel, en Indiana, James Brainard, desde el pabellón de Fiji.

A ese encuentro, del que saldrá un nuevo acuerdo, la administración federal estadounidense envío a un funcionario considerado de “bajo rango” para este tipo de eventos, el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, Thomas Shannon.

La importancia de los gobiernos locales

Panuncio explica que los ciudadanos, las empresas y los gobiernos locales tiene una labor clave y de alto impacto en las metas climáticas, de ahí la importancia de esta coalición estadounidense.

El Acuerdo de París establece líneas generales, pero señala la experta, “la letra chica” es a lo que debe ponerse atención, para “evitar que la tempertarua de la Tierra siga aumentando”.

“Cada país establezca metas a nivel nacional, con información comprensible y comparable… para ver si todos los países del mundo están haciendo lo suficiente”, apunta. “Lo primero es que no podemos esperar, avanzar con acciones climáticas ahora, significa los gobiernos deben sentar reformas regulatorias para impulsar la lucha del medio ambiente”.

Algunas administraciones locales ya están tomando acciones y Panuncio puso como ejemplo a Nueva York.

“La ciudad de Nueva York que ha creado un plan de acción climática donde ha identificado o tienen proyectos para reducir la emisión de gases de efecto invernadero que emiten sus edificios”, indica al tiempo que explica que este tipo de emisiones representan el 25% del total en EEUU. “Ellos dijeron: vamos a hacer un reacondicionamiento de los servicios para apoyar la reducción de emisiones, generar mayor conciencia energética en lo que concierne a calefacción, en lo que concierne al uso de energia”.

La experta de WWF añade que si bien el beneficio climático es la meta, en el camino hay otros impactos positivos: ahorro de energía y un rendimiento económico.

“Como, por ejemplo, que en Nueva York se van a generar 17,000 puestos de empleo relacionados a los edificios”, añade.

En la página oficial de “We are still in” se pueden consultar los mapas de todos los condados, las empresas, los estados, las organizaciones religiosas y las comunidades indígenas que participan, así como las acciones que implementarán.