HRW pide a China dejar de vigilar de manera excesiva a la población

Denunció que las leyes en vigor en el país "no cumplen con los estándares de privacidad internacionales"
HRW pide a China dejar de vigilar de manera excesiva a la población
Gobierno china vigila de forma desmedida a sus ciudadanos./ EFE
Foto: EFE

PEKÍN – La organización Human Rights Watch (HRW) pidió al Gobierno chino que deje de construir plataformas de “big data” que almacenan información personal de la población, a las que considera “abusivas” por violar el derecho de privacidad.

Según denuncia la organización en un comunicado, el sistema de “policía en la nube” utilizado por las autoridades de China está realmente diseñado para “rastrear y predecir” los movimientos de activistas, disidentes y minorías étnicas y “no cumple con los estándares de privacidad internacionales”.

“Es aterrador que las autoridades chinas estén recopilando y centralizando todavía más información de cientos de miles de personas corrientes, identificando a las que se desvían de lo que ellos consideran el ‘pensamiento normal’ y después vigilándolas”, afirmó Sophie Richardson, directora de HRW en China.

El Gobierno chino, que durante años ha almacenado información de los ciudadanos, está explorando ahora nuevas tecnologías para agregar información personal de forma más eficiente y poder compartirla de forma transversal con diferentes departamentos gubernamentales, tanto a nivel nacional como local.

La policía china, por ejemplo, utiliza varias aplicaciones para analizar textos, vídeo e imágenes de cámaras de seguridad en tiempo real o casi en tiempo real, con el objetivo de buscar sospechosos de forma más eficiente e intentar prever posibles delitos.

No obstante, estos métodos “también permiten que la policía obtenga información de forma arbitraria sobre la vida de gente corriente, incluida la de aquellos que no tienen nada que ver con el mal comportamiento”, denunció HRW.

Las autoridades del país recopilan información de los ciudadanos a través de la policía, redes de transporte, alojamientos turísticos, grabaciones de cámaras urbanas, otros departamentos gubernamentales e incluso compañías privadas.

HRW denunció que las leyes en vigor en China “no cumplen con los estándares de privacidad internacionales”, que exigen que el almacenaje y uso de datos personales con objetivos políticos se lleve a cabo solo cuando exista “una amenaza real para un interés común, como la seguridad nacional o el orden público” y que sea de la manera menos intrusiva posible para lograr ese fin.

“Prevenir el crimen es un interés legítimo del Estado, pero las herramientas de prevención frecuentemente siguen patrones antiguos y llevan a viejos errores o prejuicios, como culpar a personas de clase socioeconómica inferior. Esto pone en duda si el uso de estas herramientas aporta algo nuevo y son necesarias o si suponen una intrusión en los derechos individuales”, apuntó HRW.