El plan de los republicanos para salvar a Donald Trump de la justicia ha fracasado

Fiscal adjunto no ve "razón" para despedir a investigador del "Rusiagate"
El plan de los republicanos para salvar a Donald Trump de la justicia ha fracasado
Nuevos pruebas sobre contactos de campaña de Trump y Rusia
Foto: SAUL LOEB / Getty Images

El último intento de congresistas republicanos por salvar a Donald Trump de la investigación en su contra por el “Rusiagate” no salió como lo querían.

El fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, afirmó hoy que no ha visto “una buena razón” para despedir al fiscal especial Robert Mueller, encargado de investigar la injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016, por la supuesta parcialidad de los agentes que trabajan en el caso según denuncias de congresistas republicanos.

En una comparecencia ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Rosenstein insistió en que por el momento no ha visto “una buena razón” para deshacerse de Mueller.

“Seguiría las regulaciones. Si hubiese una buena causa, actuaría. Si no la hubiese, no lo haría”, indicó el fiscal general adjunto ante las preguntas de los legisladores.

Después de que el fiscal general, Jeff Sessions, se recusase de la investigación de la trama rusa, Rosenstein, su adjunto, designó a Mueller para supervisar la investigación.

Rosenstein subrayó que conversa regularmente con Mueller y considera que éste ha llevado la investigación dentro de las competencias esperadas.

“Reconocemos que tenemos empleados con opiniones políticas. Es nuestra responsabilidad asegurarnos que esas opiniones no influyen en sus acciones. Creo que Mueller entiende eso y dirige su oficina de manera apropiada”, dijo.

A la vez que agregó que “sería muy difícil encontrar a alguien más cualificado (que Mueller) para este trabajo”.

El fiscal replicaba así las críticas por parte de los legisladores republicanos por falta de parcialidad en el equipo de Mueller, tras las revelaciones de que uno de los agentes del FBI que participó en la instrucción contra la ex secretaria de Estado Hillary Clinton había escrito varios mensajes contrarios al actual presidente Donald Trump.

Mueller decidió el pasado verano apartar de la investigación al agente Peter Strzok al descubrir que había escrito una serie de mensajes de texto en los que se mostraba muy crítico con las políticas de Trump.

En uno de ellos, el agente asegura que Bernie Sanders, el rival de Clinton para la candidatura demócrata, es “un idiota como Trump, por lo que supongo que se anulan el uno al otro”.

Strzok, que ha sido reasignado al departamento de recursos humanos de la agencia, formó parte del equipo dirigido por el anterior director del FBI, James Comey, que en 2016 investigó el uso que Clinton hizo de servidores de correo privados para tratar asuntos oficiales cuando era secretaria de Estado (2009-2013).