Activistas condenan exclusión de Haití de visas temporales y exigen solución del Congreso

El Congreso aún no logra consenso para legalizar a beneficiarios de "TPS" y "DACA"
Activistas condenan exclusión de Haití de visas temporales y exigen solución del Congreso
El gobierno de EEUU decidió retirar a Haiti de la lista de visas temporales alegando fraude, abuso y permanencia ilegal en el país.
Foto: EFE

WASHINGTON— Activistas de la comunidad inmigrante condenaron este jueves que la Administración Trump haya excluido a los inmigrantes indocumentados de Haití de la lista de países elegibles para visas temporales “H-2A¨ y “H-2B”, a la vez que pidieron que el Congreso apruebe pronto una solución permanente para estos inmigrantes.

La Administración publicó hoy un aviso el diario oficial del gobierno (“Federal Register”) según el cual los inmigrantes indocumentados haitianos no podrán acceder al programa de visas “H-2A¨ y “H-2B”, después de que en noviembre pasado también les canceló el “Estatus de Protección Temporal” (TPS).

DHS prohibirá que “tepesianos” de Haití puedan solicitar visas temporales “H-2A” y “H-2B”

Las oficinas de los legisladores republicanos de Florida no han emitido declaraciones sobre la exclusión de los haitianos de estas visas temporales, adjudicadas para trabajadores en los sectores agrícolas y de servicios, respectivamente.

En el marco de las negociaciones para proteger a los “Dreamers“, la congresista Ileana Ros-Lehtinen dijo hoy que votará en contra de una medida para evitar el cierre del gobierno porque no incluye una solución para estos jóvenes indocumentados.

Por otra parte, la decisión del Departamento de Seguridad Nacional, que entre otros factores argumentó que había un alto nivel de fraude y abuso en esas visas, provocó el rechazo de la comunidad inmigrante, particularmente en el sur de Florida, donde vive buena parte de los “tepesianos” de Haití.

En declaraciones a la prensa en Miami, activistas de la comunidad haitiana y beneficiarios del “TPS” instaron al Congreso a que apruebe una legislación bipartidista que ofrezca una vía hacia la ciudadanía tanto para los “tepesianos” como para los “Dreamers”.

La Administración Trump le ha fallado a la comunidad inmigrante y “es hora de que el Congreso actúe, porque mañana será muy tarde”, dijo Marleine Bastien, directora ejecutiva del grupo “Mujeres Haitianas de Miami Inc” (FAMN).

Jack Lieberman, miembro de la junta directiva de FAMN, dijo que la exclusión de los haitianos de las visas temporales, no es otra cosa que un acto de “discriminación racial”.

“Tenemos a un gobierno que está violando los derechos humanos básicos y llevando a cabo discriminación racial, y no podemos cruzarnos de brazos y permitir que esto ocurra… habrá una ola azul (con victorias demócratas) este año, a menos que el Partido Republicano recapacite y denuncie estas políticas racistas”, advirtió Lieberman.

Farah Larrieux, una empresaria haitiana que recibió el “TPS”, dijo que los comicios legislativos de noviembre próximo servirán para exigir cuentas al Congreso, y la comunidad inmigrante estará atenta a cómo responden los legisladores a la crisis creada por la cancelación del “TPS”.

Mientras, Randy McGrorty, director ejecutivo del grupo Servicios Legales Católicos, de la archidiócesis de Miami, dijo que los haitianos en Miami y resto del país han aportado grandes contribuciones a la economía y el Congreso debe aprobar una ley para que los “tepesianos” y los amparados al programa de “acción diferida” (DACA) de 2012 puedan continuar sus contribuciones.

Según grupos como el Foro Nacional De Inmigración,  tan solo los haitianos, salvadoreños y hondureños amparados al “TPS”, que la Administración comenzó a desmantelar el año pasado, contribuyen en su conjunto $4,500 millones al año al Producto Interno Bruto (PIB) de EEUU.

Para los activistas, la exclusión de Haití de esos programas de visas temporales es otro duro golpe ante informes de que el presidente Donald Trump rechazó el pasado jueves una propuesta para que los “tepesianos” que perderán sus permisos en 2019 puedan tener prioridad para solicitar la residencia permanente a través de la lotería de visas.

Al parecer, fue en ese contexto en el que Trump se refirió a Haití, países de Africa y otros dentro del “TPS”  como “países de mierda”, lo que, siete días después, siguió generando polémica en EEUU.

Seema Nanda, vicepresidenta ejecutiva de “The Leadership Conference on Civil and Human Rights”, en Washington, dijo en un comunicado que la nueva decisión de Trump “es un nuevo frente en su campaña de crueldad contra Haití”.

Alrededor de la web