Tom Brady y Nick Foles tuvieron un primer cara a cara antes del Super Bowl LII

Mientras los quarterbacks fueron atracciones del 'Opening Night', Chris Long explicaba por qué donó todo su salario de la temporada
Tom Brady y Nick Foles tuvieron un primer cara a cara antes del Super Bowl LII
Tom Brady y Nick Foles, los quarterbacks de Patriots y Eagles, se saludan la noche del lunes junto a otros integrantes de ambos equipos durante el 'Opening Night' del Super Bowl en Minnesota.
Foto: Ricardo López Juárez

St. Paul, Minnesota

El primer cara a cara entre Patriots y Eagles en Minnesota ocurrió de manera anticipada la noche del lunes cuando los quarterbacks Tom Brady y Nick Foles, acompañados de algunos de sus compañeros y entrenadores, se saludaron y luego hablaron ante la cámara en una breve charla en la arena deportiva que fue sede del llamado “Opening Night” del Super Bowl.

Brady y Foles serán los jugadores más vistos y comentados toda la semana y hasta el domingo, cuando disputen el Trofeo Vince Lombardi. El “Opening Night” consiste de una sesión de una hora en la que todo el plantel de cada equipo tiene que ponerse a disposición de la prensa nacional e internacional (particularmente mexicana). El encuentro entre Brady y Foles ocurrió cuando los Patriots ya se retiraban de la arena y los Eagles apenas iban llegando para su sesión.

Mientras Brady, el coach Bill Belichick y Foles fueron las mayores atracciones de la noche antes cientos y cientos de representantes de los medios de comunicación, Chris Long fue una de las entrevistas más interesantes.

El liniero defensivo nacido en Santa Mónica, California, que es hijo del legendario liniero defensivo de los Raiders, Howie Long, y que jugó la primera parte de su carrera con los Rams, suele hacer grandes jugadas al presionar a los quarterbacks.

Pero fue fuera del campo donde Long realmente se convirtió en noticia el año pasado al donar su salario completo de la temporada para becas universitarias y a favor de una campaña que impulsa la igualdad en el acceso a la educación.

Chris Long, liniero defensivo de los Eagles, agradece a aficionados que le aplauden por su labor social, durante el 'Opening Night' del Super Bowl LII.
Chris Long, liniero defensivo de los Eagles, agradece a aficionados que le aplauden por su labor social, durante el ‘Opening Night’ del Super Bowl LII.

Lo que le motivó a donar su salario de un millón de dólares fueros los disturbios racistas de Charlottesville, Virginia, donde él hizo sus estudios universitarios.

“Escuchen, he sido afortunado en jugar este deporte por 10 años, he ganado mucho dinero jugando”, dijo Long en el “Opening Night”. “Al final del día no soy la última persona en donar un millón de dólares para la educación. No fue por tener reconocimiento, pero lo mejor fue que los aficionados hicieron donaciones para duplicar mi inversión”.

Por cierto, Long ya ha dicho que si Filadelfia gana el campeonato y el equipo es invitado a la Casa Blanca, no se hará presente.

Long ha tenido impacto en Virginia y sin duda que también en la defensa de los Eagles, como en la final de la NFC cuando causó un pase interceptado al quarterback Case Keenum, de Minnesota, para una jugada que terminó convirtiéndose en touchdown.

Al final de ese partido, Long fue entrevistado por Terry Bradshaw portando una máscara de perro para ilustrar la actitud de estos Eagles que se sienten menospreciados o “underdogs” a raíz de la lesión del quarterback titular Carson Wentz.

“Perdimos a Carson y mucha gente nos descartó”, comentó Long. “Carson ciertamente es un increíble jugador que tuvo mucho que ver en guiarnos a una temporada de 13 juegos ganados. Pero un equipo es de 53 hombres.

“Cuando empezaron los playoffs mucha gente no nos daba ninguna oportunidad, así que creo que esa fue una identidad natural para nosotros”.

Filadelfia llega al Super Bowl como víctima contra Brady, Belichick y el resto de los campeones Patriots.

El secreto de Michele Tafoya

Michele Tafoya es un rostro muy conocido y admirado en el ambiente de las transmisiones deportivas en inglés y especialmente de la NFL. La nativa del sur de California será la encargada de ofrecer los reportes a nivel de cancha el domingo durante el Super Bowl LII como parte del equipo de NBC.

En un mundo dominado por hombres, Tafoya ha brillado con luz propia por muchos años y cada vez es más respetada por deportistas y televidentes. ¿Cuál ha sido su secreto?

“No pensar que soy una mujer entre hombres, sino una reportera entre reporteros, y trabajar realmente fuerte”, dice la periodista de 53 años de edad.

En tiempos en los que la igualdad de género finalmente es una demanda general y en los que el acoso contra las minorías ya no tiene lugar en este país, la experimentada reportera de NBC y que ha trabajado con las principales empresas de televisión admite que nunca le ha tocado padecer una experiencia desagradable, aunque dice: “Hubo gente que dudó de mí por ser mujer”.

Pero en este sentido, ella aconseja a las mujeres que quieran sobresalir en sus respectivos campos que no se consideren minorías: “No se consideren diferentes; considérense profesionales y hagan un trabajo profesional en todo momento”.

En cuanto a si siente nervios o ansiedad por la transmisión del domingo que será vista por millones y millones de televidentes en todo el mundo, Michele Tafoya explica que esa gigantesca audiencia no estará en su mente durante el juego.

“No pienso en eso. Pienso en mi productor que está en el camión (de transmisiones). Va a estar mirando y escuchando para que hagamos un trabajo del más alto nivel, que es nuestro estándar”.