La pregunta de Trump al vicefiscal que lo podría derrumbar por obstrucción a la justicia

Tras incidente con Rod Rosenstein, crece la investigación contra Trump por obstrucción a la justicia

Trump siempre ha mantenido que el FBI guarda perjuicios en su contra, y según reiteró hoy, el documento lo demostrará.
Trump siempre ha mantenido que el FBI guarda perjuicios en su contra, y según reiteró hoy, el documento lo demostrará.
Foto: BRENDAN SMIALOWSKI / AFP/Getty Images

Una vez más los traspiés del presidente Donald Trump lo ponen en aprietos jurídicos de cara al proceso que se cocina en su contra por obstrucción a la justicia.

El presidente, Donald Trump, preguntó en diciembre a su vicefiscal general, Rod Rosenstein, sobre la investigación de la trama rusa y le pidió que le dijera si “estaba en su equipo”, informó hoy la CNN, que cita a fuentes familiarizadas con el encuentro.

Rosenstein fue el encargado de nombrar en mayo de 2017 a Robert Mueller como fiscal especial para examinar los posibles lazos entre miembros de la campaña del presidente y el Gobierno ruso, al que las agencias de inteligencia de EEUU acusan de interferir en las elecciones de 2016.

Según CNN, Rosenstein acudió en diciembre a la Casa Blanca para pedir a Trump que le ayudara a combatir unas peticiones de documentación del congresista republicano Devin Nunes, un gran defensor del mandatario que ahora protagoniza una fuerte polémica por un informe relacionado con la trama rusa.

En esa ocasión, Trump desoyó las peticiones de Rosenstein y le preguntó por el rumbo de la investigación rusa, sobre la que el vicefiscal general tiene poder como supervisor.

A continuación, Trump preguntó a Rosenstein si estaba en su “equipo”, lo que provocó la sorpresa del vicefiscal, según la CNN.

“Por supuesto, todos estamos en su equipo, señor presidente”, contestó Rosenstein a Trump, según las fuentes de CNN, que rechazaron especular sobre el significado de esas palabras.

La supuesta petición de lealtad de Trump a Rosenstein llega después de que otros exmiembros del Gobierno hayan acusado al mandatario de intentar obstruir la investigación rusa.

El exdirector del FBI James Comey, despedido por Trump en mayo de 2017, aseguró ante el Senado que el mandatario le pidió “lealtad” en cuando a la investigación sobre la supuesta injerencia rusa que entonces él lideraba y le insinuó que, de lo contrario, su cargo corría peligro.

Además, el que fuera mano derecha de Comey en el FBI, Andrew McCabe, también sufrió supuestamente las presiones de Trump.

Después de que Trump despidiera a Comey, el mandatario se reunió con McCabe en la Casa Blanca y le preguntó por quién había votado en las elecciones de 2016, según The Washington Post.

McCabe anunció esta semana que renunciaba a su puesto como “número dos” del FBI tras las críticas en Twitter de Trump, que le reprochó las donaciones que su esposa recibió de un amigo del expresidente Bill Clinton cuando en 2015 se presentó como demócrata al Senado estatal de Virginia.