Trump daría “luz verde” a difusión de polémico “memo de Nunes” sobre presuntos errores en investigación rusa del FBI

El  “memo de Nunes”  provoca discordia y aproxima al Congreso a un abismo político
Trump daría “luz verde” a difusión de polémico “memo de Nunes” sobre presuntos errores en investigación rusa del FBI
EFE
Foto: EFE/MICHAEL REYNOLDS

WASHINGTON—Desoyendo las advertencias del director del FBI, el presidente Donald Trump apoya la pronta difusión del denominado “memo de Nunes”, un documento secreto republicano que ataca la investigación sobre la presunta injerencia de Rusia en las elecciones de 2016,  lo que atizó este jueves la tormenta política en torno al asunto. La bancada demócrata ahora pide la cabeza del legislador californiano, Devin Nunes.

El documento de Nunes, de unas cuatro páginas,  acusa a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de abusar de su autoridad para realizar vigilancias pero, según sus detractores, éste sólo busca desprestigiar la investigación del fiscal especial, Robert Mueller.

Ni la Casa Blanca ni la oficina de Nunes han contestado a solicitud de comentario por parte de este diario.

El director del FBI, Christopher Wray, ha dicho que permitir la divulgación del documento sería “extraordinariamente imprudente”,  y este jueves aumentaron las especulaciones de que éste podría renunciar en señal de protesta.

Está claro, en todo caso, que el documento de la discordia ha alimentado la ansiedad sobre el impacto que esto podría tener en la comunidad de inteligencia.  El documento requirió cambios para proteger fuentes y métodos de recaudación de inteligencia.

La Asociación de Agentes del FBI respaldó hoy las declaraciones de Wray de que el documento contiene numerosas “omisiones” y carece de contexto, por lo que no lo considera un documento fiable.

Pero un funcionario de alto rango de la Casa Blanca dijo hoy al diario “The New York Times” que Trump despejará el camino para que el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, presidido por Nunes, divulgue el documento sin alteraciones.

Valiéndose de maniobras parlamentarias, el Comité votó la noche del lunes a favor de publicarlo, pero Nunes no ha tomado una decisión al respecto. Sin embargo,  ayer repitió que el FBI usó “información no verificada para alimentar una investigación de contrainteligencia durante una campaña política” en EEUU, y es necesario “que salga la verdad” para frenar abusos en el futuro.

El Comité de Inteligencia del Senado solicitó acceso al documento para revisarlo, sin lograrlo.

Drama novelesco

El “memo de Nunes” supuestamente describe los pasos indebidos del FBI en las etapas iniciales de su investigación sobre los esfuerzos de Moscú de interferir en las presidenciales de 2016 a favor de Trump, quien disputó la Casa Blanca con su rival demócrata, Hillary Clinton.

Al parecer, los investigadores del FBI consiguieron un permiso judicial para espiar a un asesor de la campaña de Trump, Carter Page, por sus presuntos contactos con autoridades de Rusia, pero sin explicarle al juez federal que la información que tenían sobre éste provino de un ex-espía británico a sueldo de los demócratas.

La posible divulgación del documento -para la cual grupos de ultraderecha lanzaron la campaña “#ReleaseTheMemo” (“#DivulguenElMemo”) en las redes sociales-, también afronta la oposición del Departamento de Justicia y ha creado una creciente polvareda política en el Congreso.

Expertos y miembros de los servicios de inteligencia han advertido a la Casa Blanca de que esa difusión pondría en riesgo la seguridad nacional, e información sensible sobre las operaciones del gobierno.

Por su parte, la líder de la minoría demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi, y otros miembros de su bancada, consideran que estos esfuerzos republicanos sólo buscan escudar a Trump y desprestigiar a Mueller y su investigación, por motivaciones políticas.

Pelosi dijo hoy en una carta al liderazgo republicano que Nunes deliberadamente cometió “acciones deshonestas” y debía ser removido “de inmediato” de su cargo en el Comité.

Para los demócratas y grupos afines, el esfuerzo de Nunes de básicamente investigar a los investigadores es solo un pretexto para crear un escándalo que desvíe la atención de las investigaciones del FBI sobre si hubo o no “colusión” entre la campaña de Trump y Rusia.

La reciente revelación de que Trump quiso despedir a Mueller en junio de 2017 pero desistió porque el abogado de la Casa Blanca amenazó con presentar su renuncia, ha añadido otra pieza al creciente drama político en Washington.

Es que, hasta la fecha, la investigación de Mueller ha logrado la presentación de cargos formales contra dos exfuncionarios de alto nivel de la campaña presidencial de Trump, y analiza si la Administración está obstruyendo la justicia.

El senador demócrata por Delaware, Chris Coons, ha dicho que los republicanos parecen más interesados en sumar puntos políticos contra el FBI y Mueller que en esclarecer qué errores pudo haber cometido la agencia.

“Es parte de un esfuerzo orquestado… para crear una narrativa que mine la investigación” de Mueller, pero el Departamento de Justicia tiene la obligación de defender la Constitución y las leyes y no de “ponerse en el bando de un presidente”, dijo Coons.