Renuncia alto asesor de Trump por esta despreciable razón

No soportó las presiones aún después de que La Casa Blanca lo respaldara
Renuncia alto asesor de Trump por esta despreciable razón
El asesor Rob Porter, anunció su renuncia después de que sus dos ex mujeres le acusaran de maltratarlas física y emocionalmente
Foto: MANDEL NGAN / Getty Images

Un nuevo escándalo vuelve a enlodar al gabinete del presidente Donald Trump. Esta vez la violencia contra la mujer fue el causante del último descalabro de su equipo de asesores.

El secretario del personal de la Casa Blanca, Rob Porter, anunció hoy que renunciará a su cargo después de que sus dos exmujeres le acusaran de maltratarlas física y emocionalmente, algo que él negó.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo en su conferencia de prensa diaria que Porter “abandonará” su cargo próximamente, pero permanecerá en el mismo hasta tener un sustituto “para asegurar que hay una transición adecuada”.

La primera esposa de Porter, Colbie Holderness, aseguró este martes en una entrevista con el diario digital británico Daily Mail que su exmarido “era abusivo verbal, emocional y físicamente“, y que por eso le abandonó.

Su segunda esposa, Jennifer Willoughby, dijo a la misma publicación que durante todo su matrimonio tuvo miedo de los brotes de ira de Porter y que en una ocasión, éste la sacó a la fuerza de la ducha agarrándola por los hombros y gritando.

El diario digital publicó hoy una fotografía en la que Holderness aparece con un moratón en el ojo derecho, que ella atribuyó a un puñetazo que le dio Porter durante un viaje a Florencia a comienzos de la década de 2000.

En un comunicado, Porter calificó hoy de “simplemente falsas” las “indignantes acusaciones” de sus dos exesposas.

“Tomé las fotos que (Holderness) ha dado a los medios de comunicación hace casi 15 años, y la realidad de lo que ocurrió no se acerca en nada a lo que se ha descrito” en el artículo, afirmó.

“He sido transparente y he dicho la verdad sobre estas viles acusaciones, pero no voy a hacer más comentarios públicos sobre una campaña coordinada de difamación”, añadió Porter.

El funcionario se mostró “profundamente agradecido” por haber podido trabajar en el Gobierno de Donald Trump y prometió “garantizar una transición adecuada una vez que abandone la Casa Blanca”.

Según el diario The Washington Post, Porter se encargaba de controlar el flujo de documentos que llegaban al despacho de Trump y gestionar su agenda diaria, además de trabajar con el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, para tratar de imprimir disciplina al Ala Oeste.

Kelly defendió a Porter el martes por la noche, cuando dijo en un comunicado que es “un hombre de verdadera integridad y honor”, y de acuerdo con el Post, trató de convencerle de que no renunciara.

La portavoz de la Casa Blanca no aclaró si Trump había visto los artículos del Daily Mail o la fotografía, y tampoco indicó si el presidente había expresado preocupación por las acusaciones contra Porter.

Según el Daily Mail, Porter mantiene una relación sentimental con Hope Hicks, la directora de comunicación de la Casa Blanca.