La marihuana y los procesos migratorios no se mezlcan, recomienda abogada

Inmigrantes en procesos migratorios deben ser cautelosos con el uso de la marihuana
La marihuana y los procesos migratorios no se mezlcan, recomienda abogada
El uso de la marihuana entre la comunidad inmigrante podría podría perjudicar. (Archivo)
Foto: JOSH EDELSON/AFP/Getty Images

Los inmigrantes indocumentados que quieran legalizar su situación migratoria y los residentes legales permanentes que quieran obtener su ciudadanía deben ser muy cautelosos si fuman o ingieren marihuana, ya sea por motivos medicinales o recreacionales.

Sin importar que la marihuana sea legal en California, esta podría afectar un trámite migratorio ya que las leyes de inmigración son federales y completamente diferentes, recalcó la abogada de inmigración Alma Rosa Nieto.

“Cuando hay un choque entre una ley estatal y una ley federal, la federal prevalece”, acotó Nieto. “Si una persona [indocumentada] esta usando marihuana y después va a intentar legalizar su situación puede salir a relucir que ha utilizado la droga cuando va a sus citas con el médico, ya sea en Estados Unidos o su país de origen en la embajada”.

La abogada agregó que el examen médico requerido para el proceso migratorio tiene un objetivo específico. “La persona cree que es un examen para ver si tiene enfermedades contagiosas o venéreas, pero también es para ver si tiene vicios como alcohol y uso de drogas”, aseveró.

Nieto explicó que en la revisión, el doctor hace preguntas al candidato tales como si ha usado drogas alguna vez. Si la persona admite usarlas, su paquete médico es revisado más a fondo.

“Lo van a referir a una entrevista más profunda con un psicólogo para saber si es hábito o alguna cosa que usó solo una vez…Si encuentran que la persona lo usa de forma regular sea legal o no en su estado, entonces pueden ponerlo bajo tratamiento y en lugar de que la persona vaya una semana a su entrevista se puede quedar años en rehabilitación”, enfatizó Nieto.

 

Un empleado muestra un recipiente con marihuana en una tienda de Los Ángeles. (Aurelia Ventura/ La Opinion)
Un empleado muestra un recipiente con marihuana en una tienda de Los Ángeles. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

¿Cómo evitar estos contratiempos?

La recomendación de la abogada Nieto es que cualquier persona que quiera iniciar o continuar sus trámites de legalización o ciudadanía se asesoren con uno o dos abogados antes de ir a sus citas.

Un trámite migratorio podría durar años y si la persona no usaba marihuana cuando empezó, pero en el proceso la empieza a usar por algún problema médico o solo porque es permitida en su estado, el proceso cambia.

“Es cuando debe asesorarse con un abogado antes de la cita final porque ahora la persona podría ser inelegible”, dijo Nieto.

En el caso de la ciudadanía es un poco diferente, ya que usualmente no se hacen preguntas de drogas pero sí del uso de alcohol.

“Los que tienen uso de alcohol excesivo es notable porque tienen varios citatorios de DUI (manejar bajo la influencia), o por respuestas a preguntas como ‘¿Bebe? ¿Cuánto bebe? ¿Arrestos?’ Esa persona persona podría ser negada por ser considerada una persona de mala conducta moral”, indicó.

En resumen, el alcohol y las drogas pueden afectar severamente la vida, de un inmigrante, no solo en términos de salud, sino también en cuanto a la legalización, dijo Nieto.

?>