Audios revelan que dos italianos desaparecidos en Jalisco se los llevó la policía

Se desconoce el paradero de un tercer extanjero
Audios revelan que dos italianos desaparecidos en Jalisco se los llevó la policía
Los desaparecidos, originarios de Nápoles, fueron identificados como Raffaele Russo, su hijo Antonio y su nieto Vincenzo Cimmino.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO – “¿Qué pasó con nuestra familia? ¡quiero la verdad, quiero justicia!”, demandó Daniele Russo, pariente directo de los tres italianos desaparecidos en el sur de Jalisco y exigió a las autoridades de México investigar al Ayuntamiento de Tecatitlán porque -aseguró- dos de los extranjeros fueron detenidos por policías municipales y desde entonces no se sabe más de ellos.

Raffaele Russo de 60 años tenía tres meses y medio viviendo en México, mientras que su hijo Antonio Russo y su sobrino Vincenzo Cimmino, de 25 y 29 años, respectivamente, tenían sólo cinco días en el país cuando desaparecieron.

El pasado 31 de enero fue el último día en que los familiares de Raffaele, Antonio y Vincenzo tuvieron contacto con ellos. Primero perdieron el rastro de Raffaele y luego de Antonio y Vincenzo, quienes desaparecieron justamente cuando buscaban a su familiar y supuestamente se toparon con policías municipales que los obligaron a seguirlos.

El encuentro de los agentes con los extranjeros se reportó en la frecuencia de radio de la policía municipal, según expresó una empleada a Francesco [hijo de Raffaele y hermano de Antonio], pero momentos después, la mujer negó la información, explicó la familia.

Raffaele es un vendedor de generadores eléctricos y vivía en Guadajalara, Jalisco,platicó su hijo Daniele en entrevista con SinEmbargo.

El comerciante viajaba abordo de una CRV Honda color blanco que había rentado y estaba de paso por Tecatitlán, Jalisco, un poblado ubicado a dos horas y media al sureste de la capital de aquella entidad.

Cerca de las 15:00 horas, Raffaele dejó de contestar el teléfono celular lo que provocó la preocupación de su hijo Antonio y su sobrino Vincenzo, quienes pidieron información a la empresa que le arrendó el vehículo. La camioneta fue ubicada vía GPS en la carretera Tecalitlan-Jilotlan de los Dolores.

El par de primos se dirigió al poblado de Tecalitlan y, con una foto de Raffael en mano, empezaron a preguntar entre los pobladores si lo habían visto. Nadie les dijo nada.

Los jóvenes se detuvieron en una gasolinera ubicada en la calle principal para recargar combustible cuando se encontraron con dos policías municipales que los guiaron a un lugar incierto, mientras otro vehículo los seguía. Posteriormente, los obligaron a pagar sus celulares, denunciaron los familiares.

“Daniele, estábamos poniendo gasolina y paramos a la policía, dos motos policiales y un carro nos dijeron ‘síganos’ […] ahora estamos detrás de las motocicletas que dijeron ‘síganos’ […] y un auto va detrás”, dijo Antonio en tres audios de whatssapp que envío a sus dos hermanos, Daniele y Francesco, con quienes mantenía comunicación durante la pesquisa. Esas notas de voz, son el último contacto que la familia tuvo con ellos

Cuando Francesco supo que su hermano Antonio y su primo Vincenzo se encontraron con policías, llamó la Presidencia Municipal de Tecalitlán para saber si ahí tenían noticias de Raffaele. Eran a las 18:42 de la tarde.

“La señorita que contestó ese día y a esa hora le dijo al hermano de Antonio que no sabía nada de Raffaele, pero que hacía unos segundos ella había escuchado por la radio que reportaron en un control a dos italianos en un carro”, narró Daniele.

Francesco se tranquilizó porque al confirmar que eran agentes policiacos [los que habían parado a su hermano y a su primo], pensó que estos iban ayudarlos a buscar a su padre. Acordó volver a llamar a la Presidencia Municipal media hora después para ver si ya tenían información o si ya habían localizado a Raffaele.

Cuando colgó la llamada con el Ayuntamiento de Tecalitlán volvió a marcar a Antonio y Vincenzo, pero los teléfonos estaban apagados y se inquietó, platicó su hermano Daniele.

Pasaron 20 minutos y Francesco volvió a llamar a la Presidencia de Tecalitlán, contestó la misma mujer, nuevamente dijo desconocer sobre Raffaele y, además, negó el reporte del radio operador sobre los dos italianos buscando a otro extranjeros.

Cuando el joven le preguntó por lo que dijeron de Antonio y Vincenzo en la radio policial la empleada respondió que ella “no sabía de lo que él estaba hablando”, apuntó Daniele.