Demócratas de California: entusiasmados contra Trump, pero divididos internamente

En la convención estatal demócrata faltó suficiente consenso para lograr apoyos oficiales en varias importantes competencias, incluyendo para gobernador, senador y puestos al congreso.
Demócratas de California: entusiasmados contra Trump, pero divididos internamente
El senador Kevin de Leon, autor de la ley santuario, centro de la demanda del gobierno de Trump contra California (Foto: archivo)
Foto: Archivo/La Opinión

Siete (7) de los sesenta y un (61) puestos de la Cámara de Representantes que ahora están en manos republicanas y que los demócratas quieren “voltear” este año están en California, pero el partido estatal no logró mayorías para apoyar a candidatos de consenso durante su convención este fin de semana.

En varios de estos puestos clave, hay varios demócratas compitiendo unos con otros, lo cual en las primarias abiertas de California podría dar la ventaja a los republicanos, dijeron observadores.

Según la analista política Sherry Bebich Jeffe, que estaba presente en la convención, en el partido hay “una preocupación real al respecto”.

“En particular cuando hablamos de los puestos de Darrell Issa en San Diego y de Ed Royce en Orange County, hay una serie de candidatos demócratas que pueden dividirse el voto”, dijo Jeffe.

Issa y Royce, dos controversiales titulares en distritos que están cambiando demográficamente, han anunciado que no buscarán la reelección. “Si los republicanos son inteligentes, podrán buscar uno o dos candidatos bien financiados y retener los puestos”, dijo Jeffe.

Esto no quiere decir que los demócratas de California no puedan “voltear” esos puestos del Congreso, agregó la experta, pero sí que podría ser más difícil. En las primarias abiertas de California a celebrarse este mes de junio, los dos candidatos con más votos en cada competencia avanzan a una segunda ronda, sin importar el partido.

Hasta el propio presidente del partido demócrata Eric Bauman lo dijo en la convención, según reportes. “Tenemos un problema de sobrepoblación”, dijo. “Los votantes en esos distritos quieren elegir a un demócrata…¿no habrá otra manera de expresar su servicio público?”.

Pero el partido no dicta quien presenta su candidatura, y durante la convención del fin de semana, sólo se logró el consenso suficiente para apoyar en tres de los siete puestos en la mira.

Emilio Huerta, hijo de la activista y fundadora del Sindicato de Campesinos, Dolores Huerta, recibió el apoyo del partido para optar por el puesto del republicano David Valadao, congresista del distrito 21 del área de Tulare.

Dave Minn, hijo de un refugiado norcoreano y economista de profesión, ganó el apoyo del partido para competir por el cargo que ahora ocupa la congresista Mimi Walters, una incondicional de Donald Trump, en el distrito 45 de Irvine.

Hans Keirstead, un biólogo, capturó el espaldarazo de los demócratas para competir para el puesto del distrito 48 que hoy ocupa el republicano Dana Rorabacher.

Candidatos para otros cargos no lograron el voto de al menos  60% de los activistas del partido que necesitaban para ganar el apoyo oficial, pero este no es necesariamente determinante o representativo del voto en California.

Un partido entusiasmado, pero dividido

Los activistas demócratas no se pusieron de acuerdo para apoyar a un candidato a gobernador, senador federal o procurador -las reglas exigen que el voto para apoyo oficial sea 60% de la convención- aunque si dieron su respaldo a tres latinos y dos mujeres asiáticas para otros cargos constitucionales.

Sin grandes contrincantes, el secretario de estado Alex Padilla logró el respaldo oficial, de la misma manera que lo hizo Ricardo Lara para Comisionado de Seguros, Tony Thurmond (de origen panameño) para superintendente de educación pública, Fiona Ma para tesorera y Betty Yee para contralora, aunque estas dos últimas no tienen contrincantes demócratas en su contra.

“Creo que los demócratas están muy emocionados con las elecciones de este año”, dijo Padilla en una entrevista con La Opinión este lunes. “Este año tenemos mucha energía y también responsabilidad, porque el camino a recuperar una mayoría en la cámara pasa por California”.

La gran noticia del fin de semana fue que el partido no ofreció su apoyo para la reelección de Dianne Feinstein, la senadora de California en el cargo desde 1992, mientras que su retador, el senador estatal Kevin de León, con una campaña y antecedentes más a la izquierda, logró el 54% del voto de los activistas.

En la contienda por la gobernación tampoco emergió un claro favorito, aunque de los cuatro demócratas Gavin Newsom logró más votos (39%), seguido de John Chiang (30%), Delaine Eastin (20%) y un último lugar para Antonio Villaraigosa con 9%.

“Este no era el grupo más favorable a Villaraigosa”, dijo Jeffe. “Las convenciones siempre tienen a los activistas más de izquierda y en este caso, muchos de ellos eran de sindicatos, que no necesariamente quieren al ex alcalde de Los Angeles”.

No obstante durante el fin de semana Villaraigosa logró el apoyo de un sindicato que también tiene mucho peso, particularmente en el voto latino, el del Sindicato de Campesinos o UFW.