¿Necesita California leyes que eleven la seguridad en los terremotos?

Al asambleísta demócrata Adrin Nazarian le preocupa que un terremoto lleve edificios a la demolición
¿Necesita California leyes que eleven la seguridad en los terremotos?
El estado de California se encuentra en una zona altamente sísmica
Foto: EFE

El asambleísta Adrin Nazarian (D-North Hollywood) ha afirmado que los proyectos de ley son importantes para mantener el funcionamiento de California después de un gran terremoto. Y es que actualmente los requisitos de construcción son tan mínimos que incluso un edificio nuevo puede construirse legalmente a con una debilidad que aseguraría daños irreparables durante un terremoto.

Sin embargo, hay quienes defienden el estándar de construcción actual, ya que el hecho de que un edificio sea tan débil como requerir demolición tras un terremoto no significa que su diseño no esté preparado para evitar el riesgo de muerte.

El primer proyecto de ley, AB 1857, insta a la Comisión de Normas de Construcción de California a aumentar las normas mínimas de construcción obligatorias para la mayoría de los tipos de edificios: apartamentos, edificios de oficinas, espacios comerciales…, pero deja fuera las viviendas unifamiliares y los dúplex.

El objetivo es que los nuevos edificios sean utilizables después de un gran terremoto, de forma que, aunque las personas se vean obligadas a mudarse temporalmente, las reparaciones se puedan realizar en cuestión de días o semanas. Y el asambleísta demócrata, representante del área centro-sur del Valle de San Fernando, quiere que las nuevas normas de construcción entren en vigor en 2023 como parte de una actualización programada del Código de Normas de Construcción de California.

La sismóloga Lucy Jones, anteriormente asesora científica para la reducción de riesgos en el Servicio Geológico de EEUU, siempre ha estado a favor de aumentar los estándares mínimos de construcción de California, sobre todo cuando, citando una estimación de Keith Porter, profesor de investigación de la Universidad de Colorado en Boulder, los costos de construcción solo aumentarían de 1% a 2%. Los códigos de construcción del estado permiten hasta un 10% de posibilidades de que un nuevo edificio se derrumbe en el terremoto máximo creíble, dijo Jones, quien hizo además hincapié en las consecuencias financieras de una catástrofe natural de este tipo.

Según el informde Porter, de acuerdo con las normas de construcción existentes, un gran terremoto podría inutilizar tantas unidades de vivienda que desencadenaría un éxodo masivo como Nueva Orleans sufrió después del huracán Katrina. “Queremos una sociedad resiliente, pero eso es imposible si nuestros edificios no están operativos tras un terremoto; si no puedes volver a tu edificio después de un terremoto, es un edificio desechable”, dijo en una entrevista.

Los representantes de la Asociación de la Industria de la Construcción de California, que representa a las empresas de construcción, ponen en duda si las normas de construcción mínimas obligatorias más estrictas son necesarias para todo el estado. Según su presidente, Dan Dunmoyer, hacer que los edificios residenciales sean más resistentes es un esfuerzo noble, pero no debe olvidarse la necesidad de que los las viviendas resultantes sean asequibles, con lo que la clave está en el equilibrio.

El ingeniero principal del grupo, Bob Raymer, no cree que los códigos de construcción mínimos del estado sean demasiado débiles y sugiere la creación de un comité de expertos redacte normas para códigos de construcción más estrictos de forma que cada ciudad pueda decidir qué adoptar y qué no en función del contexto.

La junta de la Asociación de Ingenieros Estructurales de California votó unánimemente en enero para favorecer estándares de construcción mínimos más sólidos. Así habló su presidenta, Janah Risha: “históricamente, hemos tenido la supervivencia humana como código mínimo, pero, si atendemos a la supervivencia económica, eso no es suficiente“.

El segundo proyecto de ley de Nazarian, AB 2681, requeriría que las ciudades y los condados crearan un inventario de edificios potencialmente vulnerables, que incluyen los aprobados por los funcionarios del edificio según el código de 1976 o anterior, así como edificios más modernos construidos según el código de 1995 que aún pueden ser vulnerables, como edificios con armazón de acero y estructuras con una planta baja endeble (las casas unifamiliares estarían exentas). Este proyecto de ley llama a los departamentos de construcción a crear un inventario para 2020 y notificar a los propietarios, los cuales necesitarían contratar a un ingeniero para determinar si la estructura es realmente vulnerable en caso de terremoto.

Recientemente, algunas ciudades de California han ampliado los inventarios a otros tipos de edificios. San Francisco tiene un inventario de edificios de apartamentos con marcos de madera y pisos bajos; Los Ángeles ha ido más allá y también tiene un inventario de edificios de hormigón frágiles (y Santa Mónica también incluye edificios con armazón de acero).