Advierten que medidas antiinmigrantes en Orange acabarán con los republicanos en California

Allí nació la proposicion 187 en 1994, y la reacción latina dio un gran golpe político a los republicanos. Las más recientes cifras de registro de votantes en Orange revelan grandes pérdidas para el partido de Trump.
Advierten que medidas antiinmigrantes en Orange acabarán con los republicanos en California
Manifestantes contra medidas santuario en la Junta de Supervisores de Orange.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Luego que el presidente Donald J. Trump felicitara a los “bravos ciudadanos del condado de Orange” en California, por oponerse a la ley santuario de California, activistas y expertos reaccionaron desafiantes, indicando que esto solo “acelerará” las pérdidas políticas republicanas en el estado.

“El Señor Trump halló que hay gente que comparte sus miedos en el condado de Orange. Pero esto es 2018. No estamos en 1994, ni Pete Wilson es el gobernador. Los prejuicios en OC solo acelerarán la extinción de republicanos en nuestro estado”, dijo Pablo Alvarado, director de la Red Nacional de Jornaleros en respuesta al presidente.

La Junta de Supervisores del condado de Orange, donde todos sus integrantes son republicanos y no hay un solo latino -en un condado en el que uno de cada tres residentes lo es- aprobó el martes de esta semana una resolución para explorar unirse a la demanda del gobierno de Trump contra la ley santuario de California.

El voto fue considerado un triunfo más para la “resistencia” conservadora al gobierno  pro inmigrante de California y Trump y sus seguidores estaban felices y celebrando en Twitter luego del voto.

Los partidarios de Trump se sumaron también a la celebración porque unos días antes, la ciudad de Los Alamitos, en el mismo condado, aprobó una resolución para oponerse a la ley santuario de California y el departamento del sheriff dijo que ayudaría a ICE publicando las fechas de liberación de detenidos carcelarios.

Pero el partido republicano ha ido perdiendo terreno en el condado de Orange desde hace algún tiempo, en tanto se amplía y crece la población minoritaria, especialmente la latina, que ya es casi una tercera parte del condado y una mayoría en zonas como Anaheim, Santa Ana, Garden Grove, Fullerton, Tustin, etc.

En 2016, el condado de Orange votó por Hillary Clinton para presidenta, la primera vez que un republicano no fue el triunfador del voto presidencial en ese condado tradicionalmente conservador.

Además, los demócratas están enfocándose en cuatro puestos del congreso que ahora están en manos republicanas en ese condado, pero que en 2016 votaron por Hillary Clinton y que pueden muy probablemente convertirse en demócratas este mes de noviembre. 

Precisamente, el supervisor Shawn Nelson, republicano que lideró el voto en la junta de Orange, es candidato para uno de esos puestos, CA 39.

Reconociento que el “trumpismo” está resultando en pérdidas republicanas dentro del condado de Orange, el congresista Ted Lieu invitó a Trump a venir a Orange County a hacer uno de sus “mítines tóxicos” para que los demócratas puedan ganar los escaños con más facilidad.

Es por eso que las simpatías hacia Trump y la oposición a las medidas santuario del gobernador y liderazgo demócrata de California, no reflejan el futuro del estado, sino los “últimos tiros” provenientes de los pocos bastiones republicanos que quedan, señaló Alexandro José Gradilla, profesor de estudios chicanos de Cal State Fullerton.

“Mucha gente piensa en Orange County y solo ve gente de ojos azules, rubia y republicana, pero la verdad es que el condado es cada vez más latino y asiático, con algunas zonas que representan la “America de Trump“, dijo Gradilla.

Los Alamitos, por ejemplo, es una zona de clase media y media alta con una economía militar debido a la base de entrenamiento de las Fuerzas Conjuntas que se encuentra allí.

Pero muchos de los residentes latinos y asiáticos aún no están empoderados aún para votar, indicó Gradilla.

“Puedes tener una mayoría latina, vietnamita, coreana, pero muchos son inmigrantes con green card o sin papeles”, dijo Gradilla. “Puedes ver sus negocios en todas las comunidades, pero no están empoderados políticamente.

No obstante, las cifras de registro de votantes en el condado de Orange muestran que en los últimos dos años el partido republicano ha perdido más de 6 puntos porcentuales en registro de votantes y hoy en día sólo constituyen 33.7% del voto, frente a 36.9% para los demócratas, una cifra sin precedentes. Un 24% de los votantes sigue sin declarar preferencia partidista, cifra parecida a la de hace 2 años.

En 1990, cuando otra medida anti inmigrante, la Proposición 187, salió de Orange County y fue abanderada por el entonces gobernador Pete Wilson, los republicanos tenían una ventaja de 22 puntos en el registro de votantes del condado.

Esa ventaja hoy ya no existe.

Carlos Perea, activista de ResilienceOC, un grupo que protesta las medidas anti inmigrantes en el condado, dijo que el voto de los supervisores servirá para que la comunidad latina se dé cuenta de la importancia de votar en elecciones condales para supervisor y sheriff, y no sólo presidencial o congreso.

“Así pasó en los noventa con la proposición 187, la empujaron y la aprobaron pero la consecuencia fue que la comunidad despertó y los republicanos perdieron campo político en el estado”, dijo Perea. “Esto puede tener el mismo efecto a largo plazo y creo que incluso muy pronto”.