Canelo por fin rompió el silencio: Nunca he ingerido intencionalmente una sustancia ilícita

La pelea del 5 de mayo contra Golovkin será cancelada, pero Saúl Álvarez de todos modos quiere enfrentarlo después de cumplir con su inminente sanción
Canelo por fin rompió el silencio: Nunca he ingerido intencionalmente una sustancia ilícita
Saúl 'Canelo' Álvarez (der.), junto a Eric Gómez y Óscar de la Hoya, habla con reporteros en Los Ángeles sobre su caso de dopaje.
Foto: Ricardo López Juárez

LOS ÁNGELES – Con ojos húmedos en su rostro y rodeado de otras caras largas de parte de sus promotores, Saúl “Canelo” Álvarez finalmente rompió el silencio y aseguró que nunca ha hecho trampa y que nunca lo hará.

Soy un peleador limpio que nunca ha ingerido intencionalmente una sustancia ilícita, que nunca lo haré porque respeto mi deporte, me respeto a mí y todo lo que hecho durante toda mi carrera”, dijo el peleador mexicano al anunciarse que la pelea del 5 de mayo contra Gennady Golovkin será cancelada ante una inminente suspensión por dopaje.

“Respeto mucho lo que hago, respeto al deporte y a mis entrenadores, mi familia, mi equipo de trabajo, y jamás haría algo para ensuciar mi carrera, ensuciar algo que me ha costado durante toda mi carrera”, aseguró Álvarez, quien dio la cara 29 días después de que su promotora diera a conocer en un comunicado que el excampeón mundial había fallado en dos controles antidopaje voluntarios realizados en febrero.

Acompañado de Óscar de la Hoya, directivos de Golden Boy Promotions, el abogado Ricardo Cestero y el doctor en medicina deportiva Miguel Ángel Nazul, el hombre considerado la mayor estrella del boxeo actual pidió disculpas y dijo que aceptará la sanción que le imponga la Comisión Atlética del estado de Nevada, con la que tiene fijada una audiencia para el 18 de este mes.

“Estoy totalmente sorprendido con lo que ha pasado y lamento que esto traiga dudas hacia mi integridad deportiva”, dijo el tapatío de 27 años de edad. “Quiero ofrecer una disculpa primero que nada por todos los inconvenientes y descontentos que esto ha traído”.

El abogado Cestero no permitió a “Canelo” responder algunas de las muchas preguntas que el público se hace respecto al tema del dopaje por clembuterol que “Canelo” asegura se debió a consumo de carne contaminada en México, incluyendo los detalles de cómo o cuándo se produjo dicha ingestión, o por qué el peleador y su equipo no se expresaron sobre el tema hasta ahora mientras la imagen de Álvarez era lesionada por acusaciones de Golovkin, quien ha asegurado que “Canelo” ha hecho trampa incluso antes.

“Lo que diga Golovkin y su equipo no me interesa, porque ellos no son doctores, no son expertos, al final lo que digan no tiene sentido, son cosas al viento”, respondió Álvarez. “No tengo por qué darles explicaciones de que soy un peleador limpio. Más que nada me suena a que tuvieron temor de hacer la pelea”.

Primero pensó que se equivocaron

En un relato breve pero interesante, “Canelo”, recordó cómo fue su reacción cuando Eric Gómez, presidente de la promotora, le notificó en una llamada telefónica del positivo por clembuterol.

“Me dice, ‘Te tengo que decir algo’. Le Digo, ¿qué pasó? ‘Saliste positivo en unas pruebas’. Entonces mi primera reacción, pensé ‘Están equivocados, o sea se equivocaron, positivo en qué’”, dijo Álvarez, quien luego agregó que Gómez le dijo que todo iba a estar bien: ‘Ellos mismos están casi 100 por ciento seguros, un 95 por ciento seguros que es por contaminación de comida’”.

El relato fue interrumpido por el abogado Cestero citando el caso formal que se sigue frente a la Comisión. Cestero dijo que como parte de la documentación que le han entregado a la Comisión para la resolución del caso se incluyen recibos y estados de cuenta bancarios en los que se muestra lo que “Canelo” comió, cuándo y dónde antes de arrojar positivo por clembuterol.

A pesar de todo, “Canelo” dijo que quiere que la pelea de revancha con Golovkin se lleve a cabo en cuanto la situación se normalice. Si la Comisión de Nevada le suspende por seis meses, la pelea podría suceder el 15 de septiembre, o sea, 364 días después del pleito de 2017 que acabó en empate rodeado de polémica.

Esa es la pelea que queremos, el desempate, y de eso no hay duda, en lo personal quiero darle al público esa pelea”, dijo el pelirrojo.

De la Hoya se limitó a decir que espera que el público le dé a “Canelo” el beneficio de la duda considerando que su trayectoria ha sido limpia con arriba de 90 exámenes antidopaje negativos.

“Yo no he conocido a un atleta o a un boxeador tan honesto, que tenga tanto honor en lo que hace”, dijo De la Hoya sobre Álvarez. “Es un peleador limpio”.