Veterano deportado vuelve por fin a California… para ser enterrado

El veterano de la Marina Enrique Salas trató durante años de regresar a EEUU, el país donde creció
Veterano deportado vuelve por fin a California… para ser enterrado
Enrique Salas, de 47 años, fue enterrado con honores militares en la ciudad de Reedley, en el Valle de San Joaquín.
Foto: John Walker / The Fresno Bee (Captura)

El veterano de la Marina Enrique Salas, de 47 años, fue enterrado con honores militares en la ciudad de Reedley, en el Valle de San Joaquín, donde asistió a la escuela secundaria antes de alistarse en la Infantería de Marina, informó Fresno Bee. Llevaba años queriendo volver a EEUU, dpues había sido deportado.

Salas murió el 12 de abril por sufrir lesiones graves en un accidente automovilístico en Tijuana, México, donde había estado viviendo desde la deportación. Él fue transportado a través de la frontera para recibir tratamiento en un hospital de San Diego, pero tuvo un ataque al corazón en el camino. “Esta es una mala forma de regresar a EEUU”, dijo Fred Martínez, primo de Salas.

El hombre llegó a los Estados Unidos con su familia cuando tenía 6 años. Se dedicó a la Infantería de Marina y fue dado de baja honorablemente después de cumplir cuatro años de servicio activo y en la Guerra del Golfo Pérsico. Él quedó sujeto a deportación tras una condena por drogas en 2004 y fue arrestado en un puesto de control fronterizo cuando regresaba a EEUU de un viaje familiar a México en 2006. Volvió a entrar al país y fue deportado dos veces más. También fue procesado por un cargo federal de reingreso ilegal y sentenciado a 18 meses de prisión.

Ricardo Franco, presidente del Comité de Veteranos Deportados bajo el Caucus de Veteranos del Partido Demócrata de California, dijo que aproximadamente entre 200 y 300 veteranos estadounidenses deportados están vivos y son conocidos por el comité.

Héctor Barajas, un exparacaidista del Ejército de los EEUU que fue deportado a México en 2010 pero se convirtió en ciudadano estadounidense este mes, se encontraba entre las 150 personas que asistieron a una misa funeral para Salas el viernes. Barajas fundó el Hogar de Apoyo a Veteranos Deportados en Tijuana y recibió el año pasado el perdón del gobernador de California Jerry Brown por una condena en 2002 por dispararle a un vehículo ocupado. Él siempre había esperado que algún día sucediera un escenario similar para Salas. “Era uno de los muchachos que iba a poder volver a casa”, dijo.