Boyle Heights ya tiene su “calle de juegos”, idea extensible a todo L.A.

El concepto de "play street" ("calle de juegos") se ha convertido en un movimiento internacional
Boyle Heights ya tiene su “calle de juegos”, idea extensible a todo L.A.
En Boyle Heights, Fickett Street es un nuevo lugar de reunión y juego.
Foto: La Unión de Vecinos (Twitter)

En Boyle Heights, un barrio predominantemente latino, los parques son escasos, con lo que los residentes y activistas han comenzado una intervención de diseño para recuperar la vida callejera. Ahora, las mujeres se reúnen en Fickett Street para jugar al bingo mientras los niños juegan en el suelo, rodeados por una nueva, colorida y alegre ambientación.

De Londres a Los Ángeles, el concepto de “play street” (“calle de juegos”), conocido como “playing out” en Inglaterra, se ha convertido en un movimiento internacional, especialmente en las comunidades de bajos ingresos que carecen de espacios verdes y otros servicios.

El esfuerzo de Boyle Heights, un área de 6 ½ millas atravesada por seis autopistas, parte de una colaboración entre la Unión de Vecinos, un grupo de líderes de la comunidad, y la Kounkuey Design Initiative, una empresa de diseño de interés público sin ánimo de lucro que ayuda a las comunidades marginadas realizar ideas para espacios públicos productivos.

El Departamento de Transporte de Los Ángeles ha invertido $300,000 dólares en las calles de juego piloto diseñadas para Boyle Heights y Koreatown, otro barrio con mucho tráfico. Seleta Reynolds, directora general de LADOT, se dio cuenta por primera vez del concepto durante su visita a Copenhague: “hay algo irresistible en estar en el medio de un lugar, una calle, donde normalmente no se te permite ir”.