¿Debo preocuparme por la radiación de los dispositivos con WiFi y Bluetooth?

Lo que se sabe sobre el posible riesgo de routers y auriculares inalámbricos
¿Debo preocuparme por la radiación de los dispositivos con WiFi y Bluetooth?
No existe evidencia real respecto a si causa daño o no esta tecnología.
Foto: Pexels

Un estudio reciente ha hecho resurgir preocupaciones en la comunidad científica sobre el posible vínculo entre la radiación de los teléfonos celulares y el cáncer. Sin embargo, esa investigación, un estudio con roedores realizado por el gobierno durante 10 años y que costó 25 millones de dólares, dejó numerosas preguntas clave sin responder. Esto incluye qué tan relevantes son los hallazgos en relación con las nuevas tecnologías inalámbricas, como el Bluetooth o el wifi, cuyo uso se ha extendido desde que se diseñó el estudio a principios de la década del 2000.

Al igual que los teléfonos celulares, los routers usan energía de radiofrecuencia (RF), una forma de radiación electromagnética, para llevar Internet inalámbrico a la computadora, TV y otros dispositivos. Las bocinas y auriculares con Bluetooth también utilizan señales de RF para reproducir música. Los relojes inteligentes usan RF para conectarse a los teléfonos. Además, todos los dispositivos inteligentes conectados por wifi en tu hogar también reciben y envían datos usando este tipo de energía. ¿Algo de esto debería preocuparte?

Para averiguarlo, hablamos con expertos para que nos dieran su opinión acerca de la radiación de estos dispositivos y para saber si existen medidas que puedan tomar las personas a las que esto les preocupa, a fin de que puedan reducir su riesgo.

Lo que se sabe (y lo que no) sobre la radiación de los dispositivos

Se considera que las señales de RF de los teléfonos celulares, así como del Bluetooth y el wifi, son formas de radiación no ionizante. Esto significa que, a diferencia de la radiación ionizante, que es la que emiten, por ejemplo, la luz ultravioleta del sol, las pruebas médicas como las tomografías computarizadas o los rayos X, o las explosiones nucleares, no transportan energía suficiente como para romper o alterar tu DNA, que es uno de los factores que desencadenan el cáncer.

Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que la radiación no ionizante puede tener efectos directos mensurables sobre los organismos vivos. Cuán preocupantes son los efectos es un tema de debate considerable y en curso.

Con respecto a los teléfonos celulares, los científicos han analizado hallazgos de investigaciones realizadas en animales y células en tubos de ensayo expuestos a radiación de RF en un laboratorio, así como de estudios de observación en seres humanos. Estos estudios en seres humanos pretendían ver si las personas que usan mucho el teléfono celular tienen tasas más altas de cáncer cerebral y otros problemas de salud en comparación con las personas que no los usan con tanta frecuencia.

Todas esas investigaciones (en tubos de ensayo, animales y seres humanos) han arrojado resultados mixtos, y no mostraron evidencia definitiva de que la radiación de los teléfonos celulares dañe la salud de los humanos, pero tampoco han podido eliminar por completo la duda de los riesgos potenciales.

La investigación de las señales de RF que se usan con el wifi es incluso más preliminar, se concentra en estudios de laboratorio y animales, lo que hace más difícil que se alcancen conclusiones definitivas sobre su seguridad o sus riesgos.

Sin embargo, los investigadores pueden pronunciarse sobre el potencial para causar daño en base a cómo funcionan el wifi y otras tecnologías similares y en cómo las personas usan estos dispositivos. Estos factores sí brindan algunos motivos para considerar que los dispositivos con wifi y Bluetooth pueden no ser tan preocupantes, afirma Leeka Kheifets, Ph.D., profesora de epidemiología en la Escuela de salud pública de UCLA, que ha estudiado los posibles efectos de la radiación de bajo nivel sobre la salud.

Estas son las razones, según Kheifets y otros expertos con los que hablamos.

Cuando realizas una llamada, envías un mensaje o usas datos, tu teléfono envía y recibe señales de RF en una y otra dirección, entre su antena y las torres de celulares. La radiación que emiten los dispositivos con Bluetooth y wifi entra en el mismo rango básico del espectro electromagnético (entre las radios FM y los hornos microondas) que las ondas de RF de los teléfonos celulares. Pero, debido a que las distancias que recorren las señales de wifi y Bluetooth tienden a ser mucho más cortas (entre tu router y tu computadora portátil, por ejemplo, o entre tu teléfono inteligente y el parlante inalámbrico), la RF puede transmitirse a una potencia mucho menor que desde un teléfono celular, lo que podría reducir el efecto que tiene sobre el tejido vivo.

Además, no sostienes el router ni muchos dispositivos con Bluetooth contra tu cabeza, como sí es mucho más probable que lo hagas en el caso del teléfono celular. Y, en cuanto a las ondas de RF, “mientras más lejos, mejor”, expresa Kheifets. Es por esto que la intensidad de la señal disminuye drásticamente a medida que aumenta la distancia de tu cuerpo.

E incluso los auriculares Bluetooth, que obviamente se usan muy cerca del cuerpo, pueden representar un riesgo menor que los teléfonos celulares debido a que su señal es más débil, afirma Kheifets.

De hecho, Kheifets y los expertos de salud y seguridad de Consumer Reports afirman que una de las maneras de reducir el riesgo potencial de los teléfonos celulares es usar auriculares Bluetooth en lugar de sostener el celular cerca de la oreja. (Una estrategia aun más eficaz es usar el parlante del dispositivo, que te permite sostener el teléfono completamente alejado del cuerpo; sigue leyendo para ver más consejos).

Si bien hay motivos para pensar que el wifi y el Bluetooth pueden representar un riesgo menor que los teléfonos celulares, esto no significa que no presenten riesgo alguno.

Jerry Phillips, Ph.D., profesor de bioquímica en la Universidad de Colorado en Colorado Springs, que ha estudiado los efectos biológicos potenciales de la radiación de los celulares, afirma que uno de los problemas es que las investigaciones existentes no han revelado el umbral por debajo del cual las señales de RF definitivamente no representan un riesgo.

Y David Carpenter, M.D., director del Instituto para la salud y el ambiente de la Universidad en Albany, sostiene que, si bien la exposición a un único router en el hogar puede ser menor, los riesgos podrían aumentar en lugares donde hay docenas de computadoras portátiles y routers que funcionan al mismo tiempo, como los salones de clase. Phillips destaca que el cuerpo en desarrollo de los niños podría ser más vulnerable a todas las formas de radiación de los dispositivos.

Teniendo esto en cuenta, diversos distritos escolares en los Estados Unidos y otros países han intentado reducir la exposición a la radiación de RF de los dispositivos en los salones de clase. El Departamento de Educación del Estado de Maryland, por ejemplo, recomendó en 2016 que los distritos escolares usen redes cableadas en lugar de wifi siempre que sea posible, apaguen los routers cuando no se usen y que mantengan los routers tan lejos de los estudiantes como sea posible. En Francia, está prohibido el uso de wifi en las guarderías.

Medidas para considerar

Si bien estamos lejos de saber con certeza si son reales los riesgos de exposición a la radiación de los dispositivos, si deseas limitar tu exposición, los expertos con los que hablamos han identificado algunas medidas simples, aunque a veces puede que sean inconvenientes.

Por ejemplo, Carpenter, de la Universidad en Albany, afirma que no le preocupa tener wifi en su casa, pero el router se encuentra lejos de las zonas donde su familia pasa la mayor parte del tiempo.

Si te preocupan las señales de RF de tu teléfono celular o dispositivos de wifi o Bluetooth, estas son algunas formas de limitar tu exposición:

Al usar tu celular o tableta, considera la posibilidad de tenerlo lejos de tu cabeza y cuerpo. Esto es especialmente importante en zonas donde la señal de las torres es débil (cuando tu teléfono tiene solo una barra, por ejemplo) porque los teléfonos pueden aumentar su potencia para compensar esta debilidad. Para hacer esto, puedes probar enviando mensajes o realizando videoconferencias cuando puedas, usando los parlantes del dispositivo o unos auriculares con cable o Bluetooth, llevando tu teléfono en un bolso y no en tu bolsillo y no apoyando la tableta sobre tu cuerpo por mucho tiempo. Cuando te vayas a dormir, considera guardar tu teléfono lejos de donde duermes, ponerlo en modo avión o apagarlo del todo.

Y al analizar si usarás un reloj inteligente u otro dispositivo de vestir, algunos de los cuales ahora se conectan mediante señales de celulares, ten en cuenta que el dispositivo estará cerca de tu cuerpo por largos períodos, lo que, en teoría, podría aumentar los riesgos.

Si te preocupa la exposición desde tu conexión inalámbrica a Internet, debes analizar la posibilidad de usar una conexión por cable cuando sea posible, colocar el router lejos de las habitaciones donde pasas la mayor parte del tiempo y apagarlo por la noche.


Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.