ICE no acata sus propias directrices al deportar a menores

Los jóvenes no deben ser automáticamente trasladados a la cárcel, ni separados de sus familias
ICE no acata sus propias directrices al deportar a menores
Un niño de Honduras ve una película en un centro de detención de la Patrulla Fronteriza en McAllen, Texas.
Foto: John Moore / Getty Images

La forma en que agentes de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) deben tratar a inmigrantes menores de edad cuando ellos cumplen 18 años contrasta crudamente con la realidad, señala un manual emitido por la propia agencia gubernamental.

De acuerdo con el manual conseguido por el Centro de Investigación Periodística (CIR), ICE debería proporcionar el “ambiente menos restrictivo” a los jóvenes recién convertidos en adultos, lo cual incluye entregarlos a un patrocinador o alojarlos en un albergue, así como ponerlos en libertad después de que ellos prometan por escrito que comparecerán ante un tribunal cuando se les solicite.

En lugar de eso, dictaminó un juez en Washington D.C. el mes pasado, ICE ha desarrollado la costumbre de automáticamente trasladar a los jóvenes a cárceles para adultos. De acuerdo con la demanda contra ICE presentada por el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes, uno de esos jóvenes es Wilmer García Ramírez, quien fue trasladado al centro de detención de Eloy, en Arizona, el día que cumplió 18 años, a pesar de que un amigo de la familia se declaró dispuesto a patrocinarlo. El joven lleva siete meses encarcelado.

El manual publicado en septiembre de 2017 también indica que los agentes deben reunir “varios tipos de pruebas” para determinar la edad de los menores no acompañados, tales como actas de nacimiento y otros documentos oficiales, así como declaraciones proporcionadas por los menores y sus padres. Como último recurso, indica la página 22 del guía, los agentes pueden acudir a evaluaciones de madurez dental y esquelética usando radiografías cuando no se disponga de información concluyente.

Sin embargo, según la abogada Kate Melloy Goettel, quien representó a García Ramírez y otros jóvenes en la antedicha demanda contra ICE, la agencia ha esquivado esas directrices y realizado cada vez más exámenes físicos. El CIR le pidió un registro de este tipo de evaluaciones a ICE, lo cual aún no han proporcionado.

En cuanto a la detención de familias, la guía indica que la Patrulla Fronteriza (CBP) debe entregarlas a ICE, pero no dice nada de separar a los hijos de sus padres. No obstante, dentro de los últimos seis meses, más de 700 niños  han sido separados de sus presuntos padres al intentar inmigrar a Estados Unidos.

En entrevista con el CIR, Michael Friel, portavoz de la CBP, dijo que la agencia se esfuerza por mantener unidas a las familias, pero que estás pueden ser separadas debido a un historial delictivo, evidencia de abuso, sospecha de fraude o la falta de espacio.

Danielle Bennett, portavoz de ICE, dijo que la agencia no acostumbra a hablar con los medios acerca de las guías.


NOTAS RELACIONADAS