Demócratas piden más agentes aduaneros para frenar contrabando de opioides

Los demócratas critican la fijación de la Administración en el combate a la inmigración ilegal, y un presunto descuido en la lucha contra los opioides
Demócratas piden más agentes aduaneros para frenar contrabando de opioides
Detrás del dramático aumento en las sobredosis entre los consumidores de heroína están los opioides sintéticos como el fentanilo.
Foto: Getty Images

WASHINGTON— La Administración Trump ha dicho que quiere erradicar la crisis de los opioides pero ha dedicado más agentes y recursos contra la inmigración ilegal que contra el flujo ilegal de esos analgésicos, criticó la oposición demócrata apoyándose en los propios datos del gobierno.

El presupuesto para el año fiscal 2019 del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no refleja la urgencia de incrementar el número de agentes de Aduanas, que figuran en la última línea de defensa contra el tráfico ilegal de opioides y otras sustancias controladas.

En una reciente reunión a puerta cerrada con miembros del Comité de Seguridad Nacional del Senado, funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP, por su sigla en inglés) admitieron que la agencia necesitaría por lo menos 4,000 agentes adicionales para responder al creciente flujo de opioides en la frontera sur, según fuentes legislativas.

Sin embargo, para el año fiscal 2019, que comenzará en octubre próximo, el DHS pidió fondos para la construcción del prometido muro fronterizo del presidente Donald Trump y para la contratación de al menos 3,000 agentes de la Patrulla Fronteriza y de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

En cada foro público, Trump ha dicho que el muro fronterizo es pieza fundamental para resguardar la frontera contra el tráfico de drogas y personas.

Pero diversos estudios, incluyendo uno de la conservadora Fundación Heritage, han indicado que el muro no ayudará a frenar el tráfico de drogas, porque la mayoría de las drogas entra por los puertos de entrada legítimos.

En la actualidad, el abuso de  “Vicodin” y otros opioides, tantos los recetados por médicos como los obtenidos de forma ilegal en los callejones del país, ha alcanzado niveles de crisis.

Los opioides, como la morfina o codeína, son muy eficaces para bloquear los síntomas de dolor. El problema es que también activan la producción de la hormona dopamina en el cerebro, creando una sensación de placer y, según los médicos, ese “subidón”  puede crear adicción.

En 2016, más de 63,600 personas murieron por culpa de una sobredosis de drogas, en general. De éstas, 42,249  murieron por uso de opioides, o el 66,4% del total, lo que equivale a un promedio de 115 muertes por opioides a diario, según datos divulgados en diciembre pasado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Escasez de agentes aduaneros

Un informe de la minoría demócrata del Comité de Seguridad Nacional del Senado,difundido ayer,  indicó que la mayoría de los opioides confiscados por agentes de la CBP ocurrió en los puertos de entrada y la escasez de agentes podría poner en riesgo las operaciones de interdicción.

“La escasez de personal en los puertos de entrada podrían estar comprometiendo los esfuerzos de interdicción. Los puertos de entrada en todo EEUU tienen 4,000 agentes menos de los que necesitan”, dijo el informe, haciéndose eco de las declaraciones de la CBP.

Los puertos de entrada en San Diego (California) y Tucson (Arizona) conformaron, en su conjunto, el 57% de las confiscaciones de opioides entre 2016 y 2017, y la falta de personal es tal que la CBP ha tenido que designar a más agentes en esa zona de forma temporal.

La práctica de recurrir a agentes temporales se ha vuelto “tan sistémica” en los últimos dos años fiscales que la propia CBP la ha bautizado “Operación Desbordamiento” (“Operation Overflow”), dijo el documento.

Entre 2013 y 2017, los agentes de la CBP confiscaron cerca de 25,405 libras, o el 88% de todos los cargamentos de opioides confiscados por la CBP en ese período.

Los puertos de entrada en la frontera sur, de hecho, son los más “activos” en estas operaciones, y las confiscaciones allí realizadas en esos cuatro años conformaron el 75% de los cargamentos de opioides en esos cuatro años.

Los agentes también han registrado un aumento en las confiscaciones fentanilo. El número de confiscaciones de fentanilo aumentó a más del doble, de 564 libras en 2016 a 1,370 en 2017. Los puertos de entrada en la frontera sur dieron cuenta del 85% de todos esos cargamentos el año pasado.

Asimismo, el informe demócrata destacó un aumento de las confiscaciones de fentanilo a través del servicio de correos. En general, los traficantes usan el servicio de correos para pequeños cargamentos, y empresas como UPS, DHL y FedEx para cargamentos más grandes.

En el documento, los demócratas criticaron que, debido a la “epidemia de los opioides”, los agentes en los puertos de entrada afrontan presiones “desproporcionadas” en relación a otros agentes fronterizos.

Para el año fiscal 2019, la Administración Trump ha solicitado un incremento en los agentes de la Patrulla Fronteriza y ICE, pero ninguno para los oficiales en los puertos de entrada, algo que es clave para ayudar a reducir la crisis de los opioides, dijo el informe demócrata.

En febrero pasado, la senadora por Missouri, Claire McCaskill, la demócrata de mayor rango en el Comité de Seguridad Nacional, presentó el “Acta de Seguridad Fronteriza y Portuaria”, que permitiría la contratación de 500 agentes en los puertos de entrada cada año hasta que logren las metas delineadas para aumentar su personal de forma adecuada.

Para McCaskill, la aprobación de esa iniciativa es clave si el gobierno habla con seriedad sobre la urgencia de frenar el flujo de los opioides antes de que lleguen a las comunidades en todo el país.