Estafaron a cientos de trabajadores agrícolas con visas de trabajo

Cobraban hasta $3,000 dólares a los inmigrantes por el proceso, cuando es gratis
Estafaron a cientos de trabajadores agrícolas con visas de trabajo
Foto: Iván Mejía / EFE/Archivo

Cientos de mexicanos trabajadores del campo pagaron miles de dólares a tres hombres del sur de California para obtener visas de trabajo H-2A en un extenso fraude migratorio que dejó a las víctimas más pobres de lo que ya estaban y con un futuro incierto.

Los campesinos llegaron con la esperanza de ejercer sus labores de forma legal en los campos del condado de Ventura, según una acusación presentada por la Oficina del Fiscal Federal en Los Ángeles.

Las autoridades arrestaron a Melquiades Jacinto Lara, de 62 años y propietario de la empresa J and D Harvesting en Santa Paula, Jorge Vásquez, de 58 años, quien estaba al frente de H-2A Placement Service, en Rancho Cucamonga.

El otro detenido es Ricardo Mendoza Oseguera, de 39 años, dueño de la discoteca Mi Pueblito en Santa Paula, quien presuntamente cobraba los salarios de los afectados y les quitaba un porcentaje para entregárselo a los contratistas.

Según la Fiscalía, Vásquez viajó a México para reclutar trabajadores del campo, a quienes les cobró hasta 3,000 dólares para obtener sus visas H-2A, diciéndoles que los permisos eran por tres años, cuando en realidad caducaban al término de un año.

De acuerdo con las autoridades, los solicitantes no tienen que pagar para obtener estas visas.
Además, una vez en California les cobraban – ilegalmente – alrededor de 120 dólares semanales por hospedaje, transporte y comida.

Los vecinos de Lara creen que algunos de los trabajadores se hospedaban en la casa del acusado. En el patio de la vivienda hay estructuras donde supuestamente viven varias personas.

La Fiscalía federal indicó que 75 trabajadores agrícolas fueron defraudados por este grupo, aunque los investigadores encontraron que desde 2012 presentaron más de 350 peticiones al programa de visas H-2A, que permite a los empleadores contratar campesinos extranjeros durante un corto plazo.

Estos trabajadores iban a laborar en la pisca de limones, naranjas y aguacates.

Destapan el fraude

Un agente encubierto del Departamento del Trabajo (DOL) que se hizo pasar por un indocumentado que laboraba en la construcción en Las Vegas le ofreció a Vásquez pagarle por la visa, aunque le dijo que no tenía la intención de laborar en la agricultura. Este le aseguró que “no era un problema” si le entregaba entre 3,500 y 4,000 dólares.

En esa conversación telefónica, que ocurrió en abril de 2014, Vásquez le dijo al agente encubierto “que no tramitara un pasaporte de México en Las Vegas porque era importante que no hubiera registro de que estuvo en Estados Unidos antes de solicitar la visa H-2A”, menciona la acusación.

Un mes después, el agente le pagó 1,750 dólares a Vásquez como un abono por el permiso de trabajo. Luego le entregó $500 dólares más.

Lara y Vásquez enfrentan cargos de fraude postal, un cargo de fraude de visa y de fraude al contratar trabajadores extranjeros. Mendoza tiene un cargo de operar un negocio no autorizado de envío de dinero. Todos ellos enfrentan un mínimo de hasta 10 años en prisión federal si son declarados culpables.