Procesadores de carne sienten “duro” la falta de trabajadores inmigrantes

Frigoríficos de Nebraska pierden mano de obra inmigrante, revela estudio
Procesadores de carne sienten “duro” la falta de trabajadores inmigrantes
Proponen modificar las visas H2-C para poder contratar a trabajadores agrícolas extranjeros por hasta tres años
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

Los frigoríficos de Nebraska ya no atraen la mano de obra inmigrante como lo hicieron durante los últimos 20 años debido a cambios demográficos, al uso de nuevas tecnologías y a la implementación de nuevas leyes inmigratorias, revela un informe difundido hoy.

El reporte, publicado por el Concilio Nacional de Productores Porcinos (NPPC, en inglés), encontró que la fuerza laboral extranjera en plantas de procesamiento de carne en Nebraska (y estados aledaños) podría reducirse entre un 3,4 % y un 5,5 % debido a “cambios en las políticas inmigratorias” federales, incluyendo recientes redadas, que se saldaron con 25 indocumentados detenidos en Nebraska este mes.

Basado en estadísticas del Servicio de Investigaciones Económicas del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), el reporte de NPPC afirma que la mejoría en el nivel de vida de otros países hace que los inmigrantes “se sientan menos motivados” a venir a Estados Unidos y, si lo hacen, ya no se establezcan en zonas rurales como sucedía desde la década de 1990.

Igualmente, explica el documento, existe una “falta de interés de ciudadanos y residentes permanentes” de trabajar en frigoríficos, debido al bajo índice de desempleo en la región, ahora por debajo del 4 %, considerado como “empleo completo”.

Como comparación, hace una década el desempleo en Nebraska oscilaba cerca del 10 %.

En aquella década, el Buró del Censo estimaba que más de uno de cada cuatro de los empleados (27 %) en plantas procesadoras de carne en Nebraska eran inmigrantes hispanos.

Esos inmigrantes, contrariamente a lo que sucede ahora, se quedaban en los lugares a los que habían llegado, incluso si se cerraban los frigoríficos en los que trabajaban.

El reporte de NPPC, dirigido por el economista Chris Boeseen (de la Universidad Estatal de Iowa), puntualiza que la industria porcina está cambiando “gradualmente, pero con cambios importantes”, como que ya no se emplea tanta mano de obra para trabajos repetitivos y de fuerza física, ya que muchos de esos trabajos ahora quedan a cargo de maquinarias de alta tecnología.

Otro cambio es la decisión por parte de los dueños de frigoríficos de enfocarse en “cómo operar con una fuerza laboral con menos inmigrantes”, debido a que los inmigrantes que ya viven en Nebraska “están envejeciendo” y la segunda generación encuentra mejores oportunidades económicas debido a que posee una mejor educación.

Además, la población de Nebraska pasó de 1.5 millones en 1990 a 1.9 millones actualmente. Mientras que ese período el porcentaje de blancos bajó del 92 % al 79 %, el de latinos creció del 2.3 % al 10 %.

Una posible solución, según NPPC, sería modificar las visas H2-C para poder contratar a trabajadores agrícolas extranjeros por hasta tres años.