Critican las posturas antiinmigrantes de Dianne Feinstein

El liderazgo de Kevin de León contrasta con la senadora federal que en dos videos expresa su rechazo a los inmigrantes con tal de reelegirse
Critican las posturas antiinmigrantes de Dianne Feinstein
Kevin de León y Maria Elena Durazo se observan en medio de la multitud de manifestantes de la marcha del primero de mayo en Los Ángeles.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Las posturas de la senadora federal Dianne Feinstein y sus votos en el Congreso han demostrado una posición más moderada en inmigración que algunos miembros de su propio partido, como el senador progresista Kevin de León, quien podría enfrentarla en la elección general de noviembre si obtiene el segundo puesto en las primarias del 5 de junio.

De León dijo a La Opinión que solamente a dos semanas de su reelección en 1994, Feinstein se opuso a la Proposición 187 del republicano Pete Wilson, que negaría todo tipo de servicios públicos, sociales, médicos y educativos para los indocumentados.

Tanto Feinstein como su contrincante de aquella época, el republicano Michael Huffington, adoptaron posiciones duras en contra de la inmigración ilegal.

“La forma de proteger la puerta de entrada de la inmigración legal es cerrar la puerta trasera de los inmigrantes ilegales, que no puedes controlar y no puedes prever”, dijo Feinstein en 1994.

Feinstein y Huffington revelaron durante esa campaña que ambos previamente habían contratado indocumentados para que trabajaran con ellos en la limpieza de sus hogares y cuidado de niños.

A diferencia de Feinstein, Huffington había contratado a una ama de llaves indocumentada después de la Ley de Reforma y Control de la Inmigración de 1986, que hacía ilegal el contratar a sabiendas a inmigrantes sin documentos. Feinstein fue reelegida por poco: 3,979,152 votos (46.74%) contra Huffington, 3,817,025 (44.83%).

Si los votos que en ese entonces recibió Elizabeth Cervantes Barrón, del partido Paz y Libertad (255,301 o 3%), o bien los 179,100 o 2.1% de Richard Benjamín Boddie, del Partido Libertario los hubiera conquistado Huffington, Feinstein hubiese perdido su escaño en el Congreso desde 1994.

 

Dianne Feinstein busca mantenerse en el Senado y Kevin de León compite por el puesto.

En otro video, la senadora Feinstein dijo a la cadena C-SPAN: “Creo que podemos hacer cumplir [las leyes en] nuestras fronteras. Creo que deberíamos hacer cumplir [las leyes en] nuestras fronteras. Tener una situación donde el 40 por ciento de los bebés nacidos de Medicaid en California que nacen hoy de inmigrantes ilegales crea un problema muy real para el estado que está en déficit … tener el 17 por ciento de nuestra población carcelaria a un costo de $300 millones por año son inmigrantes ilegales que vienen aquí y cometen delitos graves; de eso no se trata esta nación”.

La Proposición 187

En aquella época, el presidente Bill Clinton instó a los californianos a rechazar la Proposición 187 como un impedimento para la política federal sobre inmigración.

Después de afirmar que ‘no es malo para ustedes [los californianos] querer reducir la inmigración ilegal”, Clinton les pidió a los votantes que permitieran que el gobierno federal “siga trabajando en lo que estamos haciendo”.

Aunque la propuesta fue aprobada en las urnas con el 59% de los votos, de inmediato los activistas se manifestaron en contra. Uno de ellos era Kevin de León, quien ayudó para organizer la multitudinaria marcha de 70,000 estudiantes, sindicalistas, gente de las iglesias y comunidades étnicas. Los críticos de la ley argumentaron xenofobia y discriminación en contra de las minorías, especialmente contra aquellos de origen latino.

“De León, un verdadero líder”: Sal Tinajero

“La diferencia entre [Dianne Feinstein y] Kevin de León es que él, como un candidato progresista tiene el liderazgo que se requiere cuando hay que tomar decisiones sobre un asunto que no es popular”, indicó a La Opinión, Sal Tinajero, concejal de Santa Ana. “El verdadero liderazgo se tiene que dar aunque te critiquen o te cueste la derrota política”.

Tinajero alabó que De León ha arriesgado varias veces su posición de liderazgo cuando ha tenido que enviar el mensaje correcto a los constituyentes de California.

“Cuando yo me enfrenté publica y abiertamente al control del sindicato de policías en Santa Ana, muchos me dijeron que estaba poniendo en riesgo mi reelección”, añadió. “Ellos [el sindicato de policías] están en una posición de querer todo el control de la ciudad, aunque puedan llevarla a bancarrota y, a diferencia de otros, yo me opuse a ellos”.

El senador estatal Kevin de León durante el anuncio de una marcha proinmigrante. (Aurelia Ventura)

El concejal añadió que no se ha olvidado del historial de votación de la senadora Feinstein, “ni de su apoyo 100% al alcalde de Santa Ana [Miguel Pulido]. “Los dos han tenido votos contra los inmigrantes, y ahora se quieren presentar como si estuvieran trabajando para ellos”.

David Huerta, miembro de la Junta Ejecutiva del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU) consideró que De León es un líder que defiende los valores de California.

“Su liderazgo en los desafíos más apremiantes que enfrenta California contrasta con el establecimiento político disfuncional en Washington, D.C.”, dijo Huerta.

“Kevin lideró nuestra lucha por un salario mínimo de $15 dólares hasta la línea de meta, tiene un sólido historial en justicia ambiental y luchó valientemente para proteger a nuestras comunidades de inmigrantes cuando la Administración Trump se movilizó para atacarlos abiertamente y dividir a las familias. Él nos defiende a nosotros y a nuestros valores de California una y otra vez, y ahora estamos orgullosos de estar hombro con hombro y respaldarlo para que sea nuestro próximo senador”.