Antonio Villaraigosa llama a los latinos a votar

Sus partidarios alertan sobre el peligro de que el republicano JohnCox avance a la elección general; fustigan a Newsom por “entregar” niños y jóvenes a la “migra”
Antonio Villaraigosa llama a los latinos a votar
El ex alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, habla con la prensa frente al Ayuntamiento en 2011.
Foto: Michal Czerwonka / Getty Images

Partidarios del candidato latino han hecho el llamado para que lo respalden en las elecciones primarias de este martes 5 de junio, advirtiendo del “peligro” que tendrían los inmigrantes de California si avanza a la elección general de noviembre alguno de los republicanos en la boleta, ya que tanto John Cox como Travis Allen se han comprometido a revocar la ley santuario SB54.

“Soy un cristiano conservador y republicano, pero apoyo a Villaraigosa”, dijo a La Opinión Manuel Cantú, alcalde del poblado rural McFarland del condado Kern. “En esta elección debemos entender quiénes están a favor de temas más agresivos contra nuestra comunidad; lo más importante de esta elección es cómo protegernos a nosotros mismos”.

De hecho, el voto latino tendría repercusiones nacionales si la gente va a las urnas y muestra su rechazo a las políticas del presidente Donald Trump y su candidato Cox.

“El mensaje de los latinos en las urnas va a pasar a la elección presidencial [en 2020]”, analizó Fabián Núñez, expresidente de la Asamblea Estatal de California. “Es como dar el primer golpe antes de la elección presidencial, y es ahí donde comienza a darse la estrategia de cómo le vamos a ganar [a Donald Trump]”.

“Un campeón de los latinos”

Luis Alejo, autor de la ley AB60 que otorgó licencias de conducir a un millón de indocumentados, manifesto que Villaraigosa “es un campeón” para los latinos y se le debería de apoyar.

“Él es un líder para las familias vulnerables de California”, valoró Alejo. “En la Asamblea Estatal fue autor del programa Healthy Families que benefició a 250,000 personas”.

Por su parte, Mónica García, presidente de la Junta Escolar del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), precisó que Villaraigosa “ha luchado toda su vida por los derechos de todos, particularmente de los jóvenes”.

“Él ha sido una de las personas que más ha luchado para el acceso a la educación de calidad y ha invitado a todos a soñar con él, así que [a diferencia de otros] esperen de él algo diferente”.

ICE tiene una meta de 300,000 deportaciones para el año fiscal 2019.

 

Gavin Newsom y la deportación de 350 inmigrantes bajo su administración en San Francisco

Otros que apoyan la candidatura de Villaraigosa lanzaron dardos contra el vicegobernador Gavin Newsom, cuya administración municipal en San Francisco entregó la información a la “migra” de al menos 350 inmigrantes para su deportación, incluidos niños.

“Su retórica no concuerda con sus hechos”, dijo el abogado Sergio Campos. “Como exsupervisor de San Francisco fui el único que enfrentó la política antiinmigrante de Gavin Newsom y yo, que vengo de una familia de inmigrantes, pensé que era importante que alguien hablara en contra de las deportaciones de
jóvenes que Gavin Newsom provocó”.

Newsom ha declarado sentirse orgulloso de representar a California como “estado santuario” y de haber discutido públicamente con el Fiscal General Jeff Sessions sobre la inmigración, e incluso prometió que iría a la cárcel para proteger a los inmigrantes indocumentados. Sin embargo, hace menos de una década impuso una política dura de inmigración en San Francisco. Su administración realizó una revisión de las personas en el sistema de libertad condicional de la ciudad y remitió
a más de 350 presuntos inmigrantes indocumentados a ICE.

La decisión ocurrió una semana después que el indocumentado Edwin Ramos y Wilfredo “Flaco” Reyes – un ciudadano estadounidense- fueron arrestados por su participación en el asesinato de Anthony Bologna y sus dos hijos, Michael y Matthew, en un caso de identidad equivocada por parte de los pandilleros afiliados a la
MS-13.

Un año después, la Junta de Supervisores de San Francisco -incluido Campos- votó para anular la política de Newsom en 2009, ordenando que los menores solo fueran referidos a la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas si habían sido condenados por un delito grave.

“Yo le dije a Gavin que nadie quería proteger a ningún criminal, pero [en San Francisco] no podían pagar justos por pecadores”, dijo Campos. “El ignoró a la Junta y siguió enviando a los detenidos a ICE. Él no quiso proteger los derechos constitucionales de ninguna persona y eso no era correcto”.

La decisión en 2008 del ahora vicegobernador significaba en esencia que niños y jóvenes corrían el riesgo de ser deportados, incluso si los cargos contra ellos luego eran retirados. La ley santuario establecida en 1989 dejó de existir bajo Newsom, aun cuando la política de ciudad santuario prohibía el uso de los fondos y
recursos de la ciudad en la aplicación de la ley federal de inmigración, algo que Newsom no respetó.

Además, datos oficiales de la ciudad indican que 167 jóvenes indocumentados fueron entregados a la “migra” entre julio de 2008 y enero de 2011. De estos, 13 habían cometido delitos menores, no graves.

Fue el caso de un niño de 13 años, quien junto con su hermano y su madre habían emigrado de Australia, cuando ella se casó con Charles Washington, residente de San Francisco.

El niño de 13 años había golpeado en la cara a un compañero de clases y le quitó 46 centavos. Aunque se disculpó y la víctima no sufrió lesiones, los fiscales de San Francisco lo acusaron de asalto, robo y extorsión, y según la política de Newsom, fue remitido a ICE.

Tracey Washington y sus tres niños habían excedido el límite de sus visas, y aunque se encontraban en proceso de arreglar su estatus legal por su matrimonio, a ella se le dio libertad condicional, pero no aguanto que le hayan puesto un grillete durante su deportación diferida y decidió retornar a Australia con sus hijos.