La hija de David y Victoria Beckham no quiere ser futbolista ni cantante

Lo suyo es algo más científico

David y Victoria Beckham.
David y Victoria Beckham.
Foto: Neilson Barnard / Getty Images

Hace tan solo unas semanas el exfutbolista David Beckham comentaba en una entrevista, medio en broma medio en serio, que su pequeña Harper era su última esperanza para continuar su legado sobre el terreno de juego después de que sus tres retoños mayores acabaran abandonando por una razón o por otra su participación en distintas canteras y equipos juveniles. Por el momento su hija de seis años continúa jugando cada fin de semana, aunque por supuesto, si llegado el momento decidiera abandonar, su famoso padre respetaría su decisión como hizo en el caso de sus hermanos.

Por su parte, no es ningún secreto que la diseñadora Victoria Beckham siempre había soñado con tener una niña a quien convertir en una especie de ‘mini yo’ y con quien compartir su pasión por la moda, pero hasta la fecha Harper no ha dado señales de interesarse por ese campo.

Harper ya se ha labrado sus propios planes al margen de los deseos de sus progenitores, aunque lo cierto es que ellos no podrían estar más orgullosos por su carácter independiente.

“Todos los días, cuando llevo a Harper al colegio, le doy un beso justo en las escaleras de la entrada y le digo: ‘Harper, eres una chica, puedes conseguir lo que te propongas. Puedes hacer cualquier cosa que desees’. Ese es el mensaje que le transmito constantemente y ella sabe que puede hacer cualquier cosa, probablemente mucho mejor que sus hermanos. Hablamos de ese tema a menudo. Quiere ser inventora y se siente muy orgullosa de eso. Es una mujer fuerte y lista; bueno, una mujercita”, ha explicado su madre durante su intervención en la conferencia Women’s Summit organizada por Forbes.

En el fondo, lo único que el matrimonio espera de su prole es que sepan aplicar los valores de esfuerzo y trabajo duro que les han inculcado a cualquier profesión que elijan.

“Ellos saben que mamá y papá trabajan muy duro. No nos dieron todo esto. Conseguir tener éxito es una cosa, mantenerlo es algo completamente distinto. Ven que vamos a trabajar todos los días y que nos esforzamos a fondo; y ellos deben hacer lo mismo, en la escuela y en sus aficiones, sin importar las que sean”.