Chef de la Casa Blanca sorprende por sus músculos

El tamaño de este ex veterano del ejército impresiona tanto como sus dotes como chef

El chef de la Casa Blanca demuestra que el tamaño en la cocina sí importa.
El chef de la Casa Blanca demuestra que el tamaño en la cocina sí importa.
Foto: Photo courtesy Andre Rush.

Este empleado de la Casa Blanca parece más un culturista profesional que un chef de cocina.

Andre Rush es conocido con el gracioso apodo de “Tiny” (diminuto). Gracioso porque este hombre es de todo menos pequeño, cada uno de sus brazos mide 24 pulgadas.

Andre Rush es chef la Casa Blanca, donde trabaja desde 1997. Ha cocinado para todos los presidentes, desde Bill Clinton hasta ahora.

Rush es un tanque humano de 285 libras, que tiene que cortarse las mangas de su uniforme de cocinero para conseguir que quepan sus, ahora famosos, bíceps.

<blockquote class=”twitter-tweet” data-lang=”en”><p lang=”en” dir=”ltr”>Chefs outside the West Wing prepping for tonight’s White House iftar. President Trump will host 30-40 guests to celebrate the Muslim holy month of Ramadan. <a href=”https://t.co/0uzr6A1uKw”>pic.twitter.com/0uzr6A1uKw</a></p>&mdash; Vivian Salama (@vmsalama) <a href=”https://twitter.com/vmsalama/status/1004393368779190274?ref_src=twsrc%5Etfw”>June 6, 2018</a></blockquote>
https://platform.twitter.com/widgets.js

Fue entrevistado en TMZ, y desde ese momento Twitter comenzó a bromear sobre su tamaño. Se crearon muchos chistes, principalmente sobre el temor de los clientes a enviar los platos a la cocina en caso de no estar satisfechos. ¡Cualquiera le dice nada a este hombre!.

Antes de ser una celebridad en Internet, este nativo de Mississippi era sargento mayor del ejército. Es veterano militar desde hace 23 año. Allí se trabajó como asistente principal del superintendente de West Point y se entrenó como chef. Consiguió dominar todo, desde la pastelería y escultura de chocolate hasta tallar hielo.

Dice que la cocina es ciencia y ecuaciones matemáticas. A veces muy simples y otras llenas de dificultad”, dice Rush. “En la cocina, puedes hacer algo en cinco minutos o puedes hacer algo que te llevará cinco días”.

Conocido como el “chef más fuerte en el ejército”, Rush representó al ejército en competiciones culinarias, cocinado para generales y jefes de estado extranjeros, y organizó fiestas en terrenos difíciles.

Durante un despliegue en Iraq como parte de un destacamento de seguridad personal, un militar de alto rango quiso invitar a su personal a una cena especial. Rush pidió un favor en la embajada de los Estados Unidos en Bagdad, obteniendo un envío de costilla que preparó con sandía a la parrilla rociada con vinagre balsámico y limón.

Rush se retiró del Ejército hace 18 meses, y en este omento, está trabajando independientemente, cocinando para grandes eventos en la Casa Blanca, sirviendo como instructor invitado para entrenamientos militares, ahumando carne para barbacoas del vecindario y regresando al gimnasio.

Para su próximo acto, está contemplando un rol civil que aproveche sus habilidades culinarias a la vez que conciencia sobre los problemas de los veteranos, permitiéndole abogar por los valores del servicio militar que todavía aprecia.

“He tenido la oportunidad de trabajar en un gran restaurante o ser un chef privado, pero eso no es tan gratificante para mí como servir a mi país”, afirma Rush.