Niño de California se declaró gay antes de su muerte, se investiga si fue debida a violencia homofóbica

El cuerpo de Anthony Ávalos, de 10 años, estaba cubierto de golpes y quemaduras de cigarrillo
Niño de California se declaró gay antes de su muerte, se investiga si fue debida a violencia homofóbica
Anthony Ávalos murió por un severo traumatismo de cráneo.
Foto: Captura de Pantalla / CBS

Anthony Ávalos, un niño de 10 años que presuntamente murió después de una caída calificada de “sospechosa” por las autoridades, se declaró gay poco antes de fallecer la semana pasada. Su declaración, así como los golpes en la cabeza y las quemaduras de cigarrillo encontrados en el cuerpo del pequeño residente de Lancaster, han suscitado sospechas de violencia homofóbica.

En entrevista con Los Angeles Times, Brandon Nichols, subdirector del Departamento de Servicios para Niños y Familias (DCFS), informó que el menor “dijo que le gustan los niños”, sin proporcionar detalles sobre a quién le hizo la declaración, ni precisamente cuándo.

De acuerdo con el antedicho diario, DCFS determinó que el pequeño probablemente murió a causa de abuso infantil. Sin embargo, la madre de Anthony, Heather Barrón, y su pareja, Kareem Leiva, no han sido detenidos.

María Barrón, tía del occiso, dijo que ella comenzó a reportar el maltrato a DCFS en 2015, cuando notó golpes en el cuerpo de Anthony y sus otros sobrinos. También dijo que los niños le comentaron que Leiva los encerraba en espacios reducidos, donde eran obligados a orinar y defecar.

Barrón y Leiva, agregó Los Angeles Times, fueron reportados a las autoridades en al menos 16 ocasiones que se remontan hasta el 2013. Administradores de la escuela del Anthony, así como un maestro, un consejero, varios parientes y otros, denunciaron el abuso infantil tanto a DCFS como al Departamento de Policía de Los Ángeles.  Trece de esas llamadas involucraban a Anthony.

Tras la investigación realizada por el diario, Bobby Cagle, director de DCFS, confirmó que Anthony o sus seis hermanos fueron víctimas de abuso sexual, golpeados, colgados bocabajo desde la escalera, obligados a pelearse y a comer del basurero.

Incluso, dijo el subdirector Nichols, DCFS descubrió que Leiva tenía vínculos con la pandilla internacional MS-13.

Anthony murió en el hospital el pasado jueves. Agentes del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles acudieron a su hogar poco después de medio día el día anterior, después de que su madre llamó al 911, informando que el niño se encontraba sin conocimiento.

Sus hermanos fueron retirados del hogar.

Ningún trabajador social ha sido sujeto a acción disciplinaria, y la investigación sigue en curso. A toda persona con mayor información acerca del caso se le pide llamar a la Oficina de Homicidios al (323) 890-5500.