Medicamentos que debes evitar si vas a conducir este verano

Conducir bajo los efectos de algunos medicamentos puede ser muy peligroso
Medicamentos que debes evitar si vas a conducir este verano
Foto: Pixabay

Manejar en este verano puede ser toda una aventura, sin embargo, si estás enfermo y tomando algún medicamento, esa aventura puede ser poco agradable.

Por muchos años los laboratorios encargados de la fabricación de los medicamentos se han esforzado en dejarnos en claro cuáles de ellos no deben utilizarse cuando se va a conducir o manejar algún equipo pesado.

Sin embargo, cada cuerpo reacciona de forma distinta a las medicinas que tomamos, por ejemplo, un alto porcentaje de las personas presenta somnolencia cuando toma algún antigripal, por lo tanto, estos deberían ser descartados de inmediato.

Existen sin embargo, medicamentos que parecieran inofensivos y que los mismos laboratorios no advierten sobre sus efectos secundarios y que a un porcentaje pequeño de usuarios les impide realizar actividades físicas.

Es importante que cada conductor conozca su cuerpo y que sea consciente de lo que está ingiriendo y manejar sus descansos, informarse sobre las sustancias que hay en su cuerpo, el tiempo de los efectos y también el que tarda en desecharlos.

En la mayoría de los países hay dos grupos que resultan peligrosos para los conductores, estos son, los que provocan un efecto adverso en la capacidad de conducir y los que su efecto terapéutico está contraindicado para la conducción.

Si planeas hacer un viaje por carretera, evita en medida de lo posible los antihistamínicos y los relajantes musculares, así como aquellos que actúan sobre sistema nervioso central.

De no ser posible, trata de viajar acompañado, conducir por periodos más cortos de los que normalmente recomendamos, es decir, si recomendamos 200 millas como máximo antes de tomar un descanso, procura detenerte cada 100 millas o 90 minutos como máximo, mantente hidratado y procura tener algún bocadillo a la mano.

Recuerda que los medicamentos aquí mencionados pueden causarte somnolencia, alteración de los reflejos y de la percepción de la realidad, estados de confusión e hiperactividad, todo ello un peligro al volante.