TV Azteca analiza dejar el negocio del fútbol por pérdidas millonarias

La cobertura del Mundial de Rusia 2018 representó un duro golpe económico y financiero para la televisora mexicana

TV Azteca analiza dejar el negocio del fútbol por pérdidas millonarias
TV Azteca sufrió fuertes pérdidas económicas durante la cobertura del Mundial de Rusia 2018
Foto: Imago 7

Lejos de significar un éxito económico y financiero, el Mundial de Rusia 2018 fue un auténtico “dolor de cabeza” para la televisión mexicana, sobre todo para TV Azteca que ya analiza incluso la posibilidad de desmarcarse del fútbol en su totalidad pues ya no es un negocio rentable.

De acuerdo con un reporte publicado por la revista Expansión, TVAzteca reportó una pérdida cercana a los $61 millones 295 mil dólares (1,150 millones de pesos mexicanos) durante el segundo trimestre del 2018, mientras que las ganancias apenas ascendieron a $3 millones 91 mil 400 dólares (58 millones de pesos mexicanos).

Benjamín Salinas Sada, director general de TV Azteca, reiteró que la cobertura de una Copa del Mundo y del fútbol en general es cada vez menos sostenible, por lo que se analiza la posibilidad de tomar una drástica decisión, por el bien de las finanzas de la televisora del Ajusco (sur de la Ciudad de México).

“Estamos obligados a revisar el negocio del fútbol de forma integral y evaluar la viabilidad de mantenernos en él”, precisó Salinas Sada.

Reportes de cifras que se encuentran en poder de la Bolsa Mexicana de Valores señalan que el flujo operativo de TV Azteca en lo que va del año sufrió una caída del 76 por ciento con relación al mismo periodo de 2017 cuando alcanzó los $65 millones 452,400 dólares (mil 228 millones de pesos mexicanos). En 2018 apenas sumó $15 millones 936,700 dólares (299 millones de pesos mexicanos).

La Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018 ayudó a TV Azteca a incrementar sus ventas en publicidad en 11 por ciento, pero el fuerte golpe financiero lo sufrió la televisora con los elevados precios de la cobertura del magno evento que se desarrolla cada cuatro años.