Así se siente pasar la noche en un hospital embrujado de Texas

Para los amantes de las historias paranormales y de fantasmas es el fin de semana ideal

Así se siente pasar la noche en un hospital embrujado de Texas
El viejo hospital comunitario Yoakum, cerrado al público, ahora abre sus puertas para un curioso fin de semana.
Foto: Photo: Courtesy Of Old Yoakum Community Hospital

En 1997, el Hospital Comunitario Old Yoakum cerró sus puertas para dar paso a una instalación más grande y más moderna. Más de 20 años después, sigue atrayendo a los huéspedes con sus rumores de apariciones embrujadas.

Este fin de semana, ese hospital se está asociando con Haunted Rooms America para invitar al público a unirse a un equipo de investigadores paranormales en una cacería de fantasmas y fiesta de pijamas en el lugar embrujado en Yoakum, a unos 160 kilómetros al este de San Antonio.

Es una oportunidad única para que el público investigue el hospital, en el cual el acceso generalmente se limita a personas del campo paranormal, según informa MySA.

Los asistentes tendrán acceso completo al hospital, equipo de investigación paranormal disponible, asistentes psíquicos, investigación paranormal y bocadillos y bebidas toda la noche.

Old Yoakum Community Hospital se construyó en 1922 como Huth Community Hospital, según el sitio web de Haunted Rooms America. En 1933, las Hermanas del Verbo Encarnado y el Santísimo Sacramento de Victoria compraron el hospital y lo mantuvieron hasta fines de la década de 1990, cuando se cerró.

Pero se rumorea que varios de los miembros del personal y pacientes que fallecieron siguen estando ahí, afirma el sitio web.

Según se lee en la página, una joven enfermera, que trabajaba en la Unidad de Cuidados Intensivos en el año 1990, murió, según se informa, después de recibir varios disparos de su amante despechado. Algunos dicen que todavía se la puede ver caminando por el segundo piso, y miembros de un equipo paranormal informaron haberla escuchado decir “hola”.

También se rumorea que el padre Kraum, un querido sacerdote que dijo misa en el hospital, aunque fue víctima de la polio, tiene presencia en la antigua capilla del primer piso, donde aún se guarda su silla de ruedas, dijo el sitio web.

El evento, que cuesta $99 dólares, dura desde el 4 de agosto a las 9 p.m. hasta el 5 de agosto a las 10 a.m. La información de reserva está disponible en línea.