Borran récord criminal por posesión y venta de drogas para que puedan entrar al negocio de la marihuana

Al limpiarlo, algunos de ellos podrían convertirse en operadores legales
Borran récord criminal por posesión y venta de drogas para que puedan entrar al negocio de la marihuana
El defensor público Gilbert Mares ayuda a Heriberto Berta Soria a limpiar su récord criminal.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Heriberto Berta Soria, un desamparado que vive en las calles del barrio Skid Row en el centro de Los Ángeles esperaba pacientemente su turno para ser atendido y comenzar el proceso para borrar su récord criminal.

“Tengo antecedentes de homicidio sin premeditación en 1981 por matar a alguien y tres cargos por posesión y venta de cocaína. En total, pasé en prisión entre 15 y 16 años”, dice Berta Soria de 63 años.

Desde 2015, este inmigrante cubano se encuentra libre, pero dice que no ha podido encontrar empleo.

“Quiero limpiar mi récord para tener un buen trabajo con beneficios. Yo sé construcción y carpintería. Aunque el gobierno me ayuda con 1,200 dólares al mes, nadie me renta porque tengo un desalojo previo de una vez que caí preso”, comenta.

La esperanza de Berta Soria es no solo poder trabajar sino dejar de vivir en la calle. “He puesto como diez solicitudes para trabajar en seguridad y siempre me paran por mi récord criminal especialmente por el homicidio no premeditado que cometí en San José, al norte de California”, dice.

Berta Soria asistió a la Clínica Gratuita de Limpia de Récords Criminales de Skid Row instalada por la oficina de Defensores Públicos del Condado de Los Ángeles, el Programa de Reinserción Regional de Los Ángeles, el Proyecto de Prevención del Este de la Coalición Unida y Angeles Esmeralds. Esta última es una asociación de pacientes, defensores, propietarios de negocios y otros interesados en avanzar regulaciones responsables sobre la marihuana en el condado de Los Ángeles.

Jonatan Cvetko, cofundador de Los Angeles Esmeralds externa que la idea de la clínica es limpiar el récord especialmente de quienes tienen condenas relacionadas con la marihuana.

“Las personas que como Berta Soria están hoy en la clínica para borrar sus antecedentes criminales ya han pasado por una precalificación a través de una investigación hecha por la oficina de defensores públicos del condado de Los Ángeles”, explica Cvetko.

Califican para limpiar sus historiales delictivos a través de las proposiciones 47 o 64, dice.

Así que básicamente asisten a la clínica a llenar papeleo para iniciar los trámites. “Limpiar el récord les ayuda a encontrar empleo, vivienda y hasta para solicitar asistencia financiera si quieren ir a la escuela”, comenta.

La Clínica de Limpia de Récord Criminal de Skid Row planeaba atender a poco más de 50 personas el miércoles 6 de agosto, pero en el condado de Los Ángeles, medio millón califican para borrar sus antecedentes criminales.

“Lo que estamos tratando de hacer es lo siguiente: El condado tiene un comité asesor para la marihuana que emitió recomendaciones a los supervisores sobre regulaciones para la legalización”, explica.

En ese proceso encontraron que hay medio millón de gente con condenas previas relacionadas con drogas, 250,000 tienen que ver con la marihuana. “Para ayudar a esas personas a limpiar su récord, se han creado estas clínicas legales. Una vez que borren sus antecedentes, ellos pueden solicitar ser operadores legales para la venta, siembra o manufactura de marihuana”, subraya.

De hecho en la ciudad de Los Ángeles, si tienes una condena previa a 2016, te dan prioridad para obtener una licencia para vender marihuana.

Una clínica legal de limpia de récords criminales se llevó a cabo en Skid Row. (Aurelia Ventura/La Opinión)

“Venimos a Skid Row con esta clínica porque la gente se olvida de los desamparados”, expone Cvetko.

El abogado Gilberto Mares Jr. de la oficina de defensores públicos del condado de Los Ángeles, detalla que la labor de ellos es revisar en las computadoras, todos los antecedentes penales de una persona y ver si se pueden limpiar y quitar las condenas.

“Pueden ser delitos mayores o menores. Bajo la proposición 47 los delitos por posesión y venta de drogas ya no son delitos mayores sino menores  ”, precisa.

La proposición 64 trata sobre la posesión y venta de marihuana que también convierte esa falta en un delito menor.

“Pero el proceso de quitarles a esos cargos por drogas, la categoría de delitos mayores y reducirlos a delitos menores, no pasa automáticamente. Ahí que hacer la petición, ir a la corte y tener una audiencia con un juez. El fiscal tiene derecho de venir”, detalla.

El proceso de limpia de récords criminales puede tomar de entre tres a seis meses. “El cliente no asiste a la audiencia con el juez sino los defensores públicos. Al solicitante se le avisa por correo electrónico o por teléfono que su historial ha quedado limpio”, precisa Mares.

Para determinar si calificas para limpiar tu récord o saber dónde va a ser la próxima clínica legal gratuita, visita el sitio de Los Angeles Esmeralds.