Nueva arma de Trump para deportar a indocumentados alerta a los propios jueces de inmigración

Remplazar a jueces de inmigración laxos es la nueva carta del gobierno Trump
Nueva arma de Trump para deportar a indocumentados alerta a los propios jueces de inmigración
Un acuerdo de George W Bush prohibe la deportación de refugiados de Vietnam que llegaron a EEUU antes de 1995
Foto: Getty Images

Todas las miradas están puestas sobre la administración de Donald Trump y el Departamento de Justicia por su última movida en los tribunales de inmigración para asegurar la deportación de indocumentados.

La Asociación Nacional de Jueces de Inmigración de EEUU alertó que las nuevas acciones del Gobierno contra un magistrado atentan contra la independencia judicial de estos funcionarios. Para muchos un claro mensaje sobre lo que el gobierno está dispuesto a hacer para aplicar su política de “cero tolerancia”.

La decisión del Departamento de Justicia de apartar a un juez de inmigración de Filadelfia de un caso en el que debía decidir sobre la deportación de un inmigrante socava la independencia de los magistrados para garantizar el justo trato a las partes implicadas, dice el comunicado de los jueces de todo el país.

Su presidenta, Ashley Tabaddor, explicó en la nota publicada este miércoles que “la decisiva independencia de los jueces de inmigración está siendo asediada” y que “si se permite que permanezcan (los ataques), la agencia puede simplemente mercadear sus casos para lograr el resultado que desee”.

Las palabras de Tabaddor llegan después de que la entidad presentó una queja formal contra el Departamento de Justicia en cabeza de Jeff Sessions, después de que su oficina optara por apartar al juez de ese caso, lo que terminó con la orden de deportación del inmigrante.

Se trata del juez de inmigración Steven Morley que decidiría sobre el caso del menor inmigrante Reynaldo Castro-Tum. Moreley le había dado más tiempo a la defensa del menor para confirmar si el inmigrante había recibido los llamamientos a presentarse con las autoridades, postergando su deportación.

El gobierno, que conocía que el juez podría dar una nueva suspensión a su deportación lo cambió intempestivamente antes del juicio. De esta forma se aseguró que otro juez auxiliar, llevado solo para este caso, emitiera la orden final de deportación en contra del menor.

La acción del gobierno Trump es vista por los propios jueces de inimigración y defensores como un claro mensaje a los tribunales sobre la manera que el gobierno pretende manejar su política de “cero tolerancia” en la cortes de inmigración. Directrices que harán más díficiiles las defensas de miles de inmigrantes.

Los jueces también reportaron lamentablemente sobre decenas de casos que habían sido eliminados del fichero de Morley, lo que sería más que una acción predeterminada del gobierno.

Según la entidad, el Departamento de Justicia actuó sobre la capacidad de los jueces de ordenar sus calendarios de juicios conforme a sus prioridades, lo que supone una de sus principales autoridades, y de garantizar que se cumplen las condiciones aptas para administrar Justicia.

En este sentido,la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración de EEUU asegura que la medida tomada por Sessions se debe a una mera insatisfacción respecto a los resultados de los casos que ha llevado Morley. Es decir a su laxitud, desde el punto de vista del gobierno.

Esta denuncia es otra de las tantas que distintos sectores han hecho sobre la recia política de “cero tolerancia” que ha impuesto el gobierno de Donald Trump.