Sólo un cuarto de la población de California puede permitirse adquirir una casa promedio

La asequibilidad de la vivienda no era tan baja en California desde hacía 10 años
Sólo un cuarto de la población de California puede permitirse adquirir una casa promedio
La vivienda unifamiliar promedio de California cuesta $597,000.
Foto: archivo

La asequibilidad de la vivienda ha alcanzado un mínimo de 10 años en la mayor parte de California, según muestran los últimos datos, ya que tres de cada cuatro residentes del estado ya no pueden permitirse los altos precios promedio de las casas.

Así, el porcentaje de personas que pueden pagar un hogar con un precio promedio cayó bruscamente del 31 % a principios de 2018 al 26 % a mediados de año, el nivel más bajo desde 2008, según un análisis de la Asociación de Agentes Inmobiliarios de California. El precio promedio de la vivienda unifamiliar del estado alcanzó los $597,000 dólares durante el período de abril a junio de este año.

Sin embargo, no todo el estado está en la misma situación. En el condado de Santa Cruz el porcentaje es mucho peor: sólo el 12 % de las personas que viven allí pueden pagar el precio mediano de la vivienda del condado ($900,000 dólares), mientras que el condado rural de Lassen estaba en el extremo opuesto del espectro: allí, el 64 % de los residentes puede pagar el precio promedio de vivienda de ($192,500 dólares).

Estos porcentajes han vivido una auténtica montaña rusa durante las últimas dos décadas. Así, con los precios de las viviendas artificialmente inflados a mediados de la década de 2000, solo el 11 % de los californianos podía permitirse comprar más. Sin embargo, el colapso de la vivienda bajó drásticamente los precios, y para 2011, el 56 % de los residentes del estado podían hacerlo.

Aunque los últimos datos de ventas de junio muestran que la escalada del precio de la vivienda ha comenzado a estabilizarse en el estado, incluso conforme los precios suben, las tasas hipotecarias en alza continúan teniendo un impacto en la capacidad de compra de una persona promedio, según los observadores de bienes raíces.