Conoce el síndrome del conductor violento

Cuidado con este tipo de conductores que podrían hacerte pasar un muy mal rato
Conoce el síndrome del conductor violento
Imagen ilustrativa
Foto: Shutterstock

Cuando salimos a las calles al volante nos los encontramos, los podemos identificar rápidamente, cuando el semáforo está en rojo comienzan con acelerones, y en cuanto la luz cambia al verde comienzan los bocinazos y los insultos al que está delante.

Entre las clases de conductores que existen, quizá estos sean los peores, hablamos de los violentos, aquellos que parece que en cuanto toman el volante se han convertido en una versión móvil de Mr Hyde.

Según publica Motorpasión, página española especializada en estos temas, la Universidad de Barcelona ha definido que los humanos podemos ser violentos porque somos agresivos como toda especie animal, pero además, la creatividad es la que puede tornarnos en esos genios maquiavélicos al volante.
Hay dos tipos de conductores violentos, el que lo es todo el tiempo, es decir, el que te acosa sin guardar la distancia y te presionan y los otros, los que no sabes de lo que son capaces hasta el momento clave. Ambos tipos son irracionales, y se relaciona con la antipatía que les implica conducir y de paso la repulsión hacia los demás.

Si bien existen también los conductores antisociales, como aquellos que cuando estás a punto de cambiar de carril aceleran para impedirte el paso, estos no son en realidad violentos, solamente son personas que no gustan de las normas sociales.

Según la American Psychological Association, las personas que conducen enfadadas son más propensas a actuar de manera impulsiva, aumentar la velocidad, no respetar las normas y mostrarse más violentas con los demás.

Claro que hay ciertas situaciones que hacen que los conductores sean más agresivos y hasta violentos, tales como la prisa en momentos de alto tránsito, situaciones en las que se cree que al menos el 18 % de los conductores se pueden tornar violentos.

Lo mejor si te encuentras con uno de estos seres es no seguirles el juego, dejarlos pasar y no responder sus agresiones, pues eso solamente te volverá en objeto de su agresión y pondrá en riesgo tu seguridad o al menos te hará pasar un mal rato.

 

Alrededor de la web