La increíble historia de un niño de 2 años que está inspirando al mundo entero

La espina bífida es un defecto congénito que se produce cuando la columna vertebral y la médula espinal no se forman correctamente
La increíble historia de un niño de 2 años que está inspirando al mundo entero
Roman Dinkel, de tan solo dos años, está aprendiendo a caminar superando su condición de espina bífida
Foto: Screenshot CBS

Roman Dinkel, de dos años, fue diagnosticado con espina bífida cuando solo era un embrión, luego de un ultrasonido a las 20 semanas de embarazo.

“Solo esperábamos escuchar lo típico, este es el tamaño de la cabeza, este es el tamaño de sus pies, todas esas cosas emocionantes cuando esperas un bebé. Pero lo que escuchamos fue que tenía un exceso de líquido en el cerebro y un exceso de líquido en la columna vertebral” dijo la madre de Roman, Whitney Dinkel, a CBS.

A pesar del diagnóstico, sus padres estaban decididos a seguir con el embarazo. Incluso decidieron someter a Roman a una operación antes de nacer para aumentar sus posibilidades de poder caminar.

Pero una vez que dio a luz, su madre se dio cuenta de la realidad.

“Tuve que dejarlo caer un par de veces para que él supiera que no estaría allí para atraparlo, y tuvo que aprender a recuperarse”, dijo Whitney.

Tal vez por eso, cuando finalmente caminó después de días de practicar, Roman estaba tan emocionado de mostrarle a la perra de la familia, Maggie, lo que podía hacer. Una emoción que, por supuesto, se contagió al resto de la familia. Whitney no tardó en publicarlo en Facebook y en solo unas horas, personas de todo el mundo compartieron la alegría de Roman.

Pero no solo eso, también han recibido muchos comentarios y mensajes de apoyo y dando las gracias. Porque Roman ha conseguido algo más allá que caminar, ha logrado inspirar a miles de personas en todo el mundo.

“Nos llegaban mensajes de personas desconocidas contándonos sus historias. Cómo estaban deprimidos, cómo eran suicidas, o cómo estaban pasando por estas situaciones médicas. Nos decía que el vídeo los influenciaba de una manera positiva y los motivaba para cambiar su forma de pensar. Esto es tan reconfortante. Se siente como si hubiera dado esperanza a tantas personas con un clip de siete segundos “.

Toda una proeza y una gran historia captura en siete segundos que nos enseña una valiosa lección, nunca hay que rendirse.