Guerrero entrega iniciativa para legalizar amapola y presiona a López Obrador

Buscan la legalización para fines medicinales

Guerrero entrega iniciativa para legalizar amapola y presiona a López Obrador
Mujeres trabajan en un campo de amapolas en el estado de Guerrero, México.
Foto: PEDRO PARDO/AFP / Getty Images

MEXICO – Horas antes de que los diputados del congreso de Guerrero aprobaran una iniciativa para legalizar el cultivo, producción y venta de amapola el pasado 17 de agosto, dos hechos cobraron su parte violenta por la actual condición de ilegalidad de la planta.

Por un lado, el exalcalde de Zapotitlán, Pedro Vargas, y una veintena de personas fueron asesinadas por líos del crimen organizado y, por otro, unos dos mil enfermos de cáncer sufrían por falta de morfina que podría producirse en México sino fuera un cultivo prohibido.

“Nosotros queremos acabar con esa incongruencia”, dijo el diputado Ricardo García Bermeja, promotor de la iniciativa que busca hacer de la amapola una industria legal para fines medicinales en lugar de la maldición de muerte que es actualmente: tan solo en 2017 hubo 2,318 asesinatos reconocidos oficialmente entre cercenados, quemados y otros horrores por el tráfico para la droga.

“Hay quien lucra y tiene ganancias millonarias con la sangre de tantos guerrerenses mientras podríamos ser una potencia en la medicina”, dijo sobre la planta de la que deriva la morfina contra el dolor. “Se trata de quitarle el control al crimen organizado y dar paz y una buena economía al estado”.

Guerrero produce el 60% del cultivo de amapola en el país  y según la Organización de las Naciones Unidas es el principal proveedor ilegal de goma de opio y heroína de EEUU (90%) mientras adolece de un mercado nacional de la morfina y se ve obligado a importar el medicamento clave para evitar dolor extremo a los pacientes de cáncer.

El ex director del Instituto Nacional de Cancerología, Alejandro Mohar reconoció recientemente durante un seminario médico que existe un deficit de alrededor de  200,000 dosis de morfina para mitigar las embestidas de pacientes mexicanos.

En el año 2014 se prescribieron 21,000 recetas de morfina y para 2016 se multiplicó por 15,  o sea, 327,000 recetas y sólo había disponibles ·¡106,000 unidades!

El congreso guerrerense tiene aliados como el gobernador Héctor Astudillo, quien desde 2016 propuso la legalización con fines medicinales; activistas como Santiago Roel, director de la organización Semáforo Delictivo -quien cálculo que se podrían reducir hasta en un 80% los homicidios dolosos- y la poderosa futura secretaria de Gobernación, Olga Sanchez Cordero.

“El presidente electo (Andrés Manuel Lopez Obrador) sabe de mi postura a favor de la legalización y me dijo que hay carta abierta a cualquier cosa por la pacificación del país”, adelantó.

La iniciativa queda en manos del congreso liderado por diputados y senadores del partido Morena, fundado por AMLO, con mayoría en ambas cámaras. 

La legisladora guerrerense por Morena María de Jesús Cisneros Martínez, la única que votó en contra  de la iniciativa local, dejó entrever que el tema podría llevarse a una consulta popular. “Esto es un asunto de todos los mexicanos”, argumentó .