Este es el dictamen que le dieron a López Obrador sobre el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México

Los mexicanos decidirán sobre el proyecto el próximo mes de octubre en una consulta popular
Este es el dictamen que le dieron a López Obrador sobre el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México
Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO – Los ingenieros civiles de México entregaron esta noche al Presidente electo Andrés Manuel López Obrador, el dictamen técnico de viabilidad del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). No hubo sorpresas, su conclusión fue que la obra, insigna del Gobierno de Enrique Peña Nieto, debe continuar construyéndose en Texcoco.

En el análisis, solicitado por López Obrador, se destacó que no se cuenta con la información suficiente para saber sobre el suelo, las condiciones geográficas, el financiamiento, y otros temas con relación a la alternativa de Santa Lucía.

Tener dos aeropuertos funcionando, indicaron, tiene en contra la incertidumbre sobre la viabilidad aeronáutica.

“En conclusión, la opción del proyecto dos aeropuertos es poco atractiva y de muy alto riesgo para el país en cuanto a costo, tiempo y desempeño. En consecuencia, la energía y esfuerzo de los mexicanos estarían mejor aprovechados en asegurar que el proyecto Texcoco sea operativo en el menor tiempo y al menor costo posibles”, dijo José Francisco Albarrán, presidente de la Academia de Ingeniería de México.

El pasado 6 de agosto, López Obrador pidió a los ingenieros asesoría sobre la construcción del NAIM a través de un dictamen y reafirmó que se someterá a consulta.

“Eso daré a conocer a los mexicanos: ‘los ingenieros mexicanos opinan esto’. Una obra que se llevará más de 200 mil millones de pesos de presupuesto pública amerita una revisión”, dijo en esa ocasión a los ingenieros, incluido Carlos Slim.

La construcción de un Nuevo Aeropuerto, ya sea en Texcoco, en donde se desarrolla actualmente, o en Santa Lucía, que es la propuesta de AMLO, son las dos opciones que están sobre la mesa y que tendrán que elegir los mexicanos a través de una consulta ciudadana en octubre.

La primera ha sido fuertemente criticada por estar comprometida en presuntos actos de corrupción y por los daños ambientales que generaría, mientras que la segunda ha sido descartada por varios organismos que la califican como improvisada e “inviable”.

Este miércoles, analistas de Moody’s advirtieron que la consulta pública respecto del NAIM manda una mala señal a los inversionistas, mientras que el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) planteó que, sin considerar el impacto ambiental, este megaproyecto es la mejor opción y debe continuar.

La cancelación implicaría un costo por 120 mil millones de pesos frente a los 285 mil millones de pesos que cuesta hasta el momento.

EL PROYECTO DE TEXCOCO

El proyecto del Nuevo Aeropuerto que se desarrolla en Texcoco, Estado de México, ha presentado varias irregularidades, tan solo en 2015 la Auditoría Superior de la Federación (ASF) reportó anomalías por 835 millones 584 mil pesos en esta obra.

De acuerdo con la información que el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) entregó al próximo Secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, el NAIM elevó su precio original 77.5 por ciento, pero sólo hacen falta 88 mil millones de pesos.

Desde un inicio, la SCT explicó que el financiamiento de la obra se haría bajo un esquema mixto: público y privado. De los 169 mil millones de pesos, 98 mil millones serían financiados por los “Recursos fiscales multianuales” y 71 mil millones provendrían de “Créditos Bancarios” y “Emisiones de Bonos”.

De acuerdo con el Monto Estimado de Inversión y el Plan Financiero del GACM, el proyecto fue redimensionado en su capacidad y por la demanda prevista que no se contempló en el Pre Plan Maestro elaborado en 2014 por Norman Foster, que se realizó con un tipo de cambio de 12.7 pesos por dólar, un precio de barril de petróleo ubicado en 81 pesos –en 2018 pasó a 46 dólares– y sin retroalimentación de aerolíneas, agencias de gobierno y “otros grupos de interés”.

En el Plan Maestro de 2018, ya se contemplan todas esas condiciones y ubica un precio de 285 mil millones de pesos, con recursos comprometidos por 197 mil millones de pesos fondeados por el Presupuesto de Egresos de la Federación, la Fibra E, la línea de Crédito de Banobras y la Deuda TUA. Eso es el 70 por ciento de los recursos fondeados.

En cuanto al impacto ambiental, de acuerdo con investigadores de la Universidad Autónoma de Chapingo el ex Lago de Texcoco es un sitio inviable para la construcción del aeropuerto y constituye un ecocidio que terminará por destruir la naturaleza de la cuenca del Valle de México.

José Luis Luege Tamargo, ex director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y ex titular de la Semarnat durante las administraciones panistas, ha señalado que la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) aprobada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en 2014 para construir el Nuevo Aeropuerto fue un mero trámite “justificatorio” para aprobar el proyecto y omitió a propósito las implicaciones que habría sobre el Lago Nabor Carrillo.

La MIA es un estudio que permite prevenir, planear e identificar los efectos negativos que puede generar una obra sobre el medio ambiente. Es un documento en donde se señalan las medidas preventivas para minimizar los efectos negativos, en este caso del NAIM, y un requisito indispensable que debe aprobar o rechazar la Semarnat.

“La Manifestación de Impacto Ambiental [del NAIM] es un documento justificatorio, de trámite para aprobar el proyecto. No hubo una evaluación a fondo de varios aspectos, el más importante es el del Lago Nabor Carrillo […]. Es una violación muy grave a la Ley ambiental y es una cuestión penal que implica una responsabilidad de la autoridades de Semarnat el haber aprobado ese impacto ambiental sin tomar en cuenta los impactos reales”, afirmó el ex funcionario federal, que se desempeñó como Secretario de Medio Ambiente en la administración de Vicente Fox Quesada.

SANTA LUCÍA, LA PROPUESTA DE AMLO

Mitre publicó un documento en el que analiza el plan de la próxima administración y concluye que la ampliación de la base de Santa Lucía y su operación simultánea con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) generaría riesgos para el tráfico aéreo y retrasos en ambas instalaciones por la interferencia de rutas.

El informe fue entregado el 15 de agosto a las autoridades de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y presenta imágenes satelitales en las que señala un área de interferencia en las zonas de San Mateo, en el Estado de México, por lo que advierte que si se dan operaciones simultáneas podría haber accidentes.

De acuerdo con el Centro para el Desarrollo de Sistemas Avanzados para la Aviación la propuesta de AMLO es “contundentemente inviable desde el punto de vista aeronáutico”.
Por su parte, el IMCO indicó que la propuesta del nuevo aeropuerto es un proyecto improvisado ya que durante la administración de Vicente Fox se sostuvo la misma discusión y se presentó un proyecto alterno que podría desarrollarse en Tizayuca, pero Santa Lucía no había figurado hasta hoy.

“Es más un proyecto de la imaginación de alguien que algo sustentado en hechos”, advirtió Juan E. Pardinas, director general del IMCO.