¿Le salieron caros o baratos los abusos verbales a Serena Williams en la final del US Open?

La tenista estadounidense fue multada con 17,000 dólares por violaciones código de conducta
¿Le salieron caros o baratos los abusos verbales a Serena Williams en la final del US Open?
El evidente enojo de Serena Williams en la final del US Open. (Foto: EFE/EPA/JUSTIN LANE)
Foto: JUSTIN LANE / EFE/EPA

No sólo perdió la final del que pudo ser su Grand Slam número 24, sino que el costo directamente a su bolsillo fue enorme. Serena Williams tendrá que pagar una buena multa por los excesos en los que incurrió.

Williams fue multada con 17,000 dólares por los organizadores del Abierto de EEUU por cometer tres violaciones del código de conducta durante el segundo set de la final femenina que perdió este sábado frente a la japonesa Naomi Osaka por 6-2 y 6-4.

· Leer más: “Eres un ladrón”. “Esto me lo hacen porque soy mujer”: la ira de Serena Williams con los jueces del US Open

Williams fue sancionada en el segundo set por el juez de silla, el portugués Carlos Ramos, por recibir ayuda desde el palco de su entrenador, Patrick Mouratoglou ($4,000 dólares) romper la raqueta contra el suelo ($3,000 dólares) y abuso verbal al acusarlo de “ladrón” ($10,000 dólares). $17,000 dólares en total

Las acciones de Williams, que en la rueda de prensa posterior al partido dijo que las sanciones fueron “sexistas“, eclipsaron el triunfo de Osaka, de 20 años, que se convirtió en la primera tenista japonesa que gana el Abierto de Estados Unidos y un torneo del Grand Slam.

Williams, de 36 años, que disputó su decimocuarta final del Abierto de Estados Unidos, no pudo lograr su séptimo título en el último torneo de Grand Slam de la temporada y el vigésimo cuarto de su carrera profesional, lo que le hubiese permitido empatar con la legendaria australiana Margaret Court, que tiene la mejor marca.

La estadounidense recibió un premio de 1,850,000 dólares por haber jugado la final, de tal manera que sus multas acumuladas no llegan a ser ni el 1% de su ingreso. ¿Le salió barato o caro? ¡Usted decide!