Evita ir a la cárcel por 50 años gracias a un perro

Joshua Horner fue acusado de violar a su hija y su mascota era la única prueba que comprobaba su inocencia; sin embargo, Lucy desapareció sin dejar rastro
Evita ir a la cárcel por 50 años gracias a un perro
La mascota de Joshua Horner era la clave para no ir a la cárcel.
Foto: Especial

Joshua Horner, un plomero de 42 años y que radica en Redmond, un pueblo en Oregon, fue acusado de haber agredido sexualmente a su propia hija, quien justamente lo denunció ante las autoridades.

La chica argumentó ante un juez que Joshua la había violado y que posteriormente, mató a su mascota, una perra labrador llamada Lucy, con el fin de intimidarla para que no dijera nada.

En abril de 2017, el jurado encontró culpable a Horner, a pesar de no haber tomado la decisión de forma consensuada y sobre todo, sin tener pruebas de ADN ni relatos de testigos presenciales, y únicamente basados en el relato de la chica.

El hombre aseguraba ser inocente y juraba que Lucy, la única prueba que tenía a su favor, seguía con vida; sin embargo, no conocía el paradero de la perrita, por lo que fue enviado a la cárcel, en donde purgaría una condena de 50 años.

A los 6 meses, Joshua pidió ayuda a la organización Oregon Innocence Project, la cual trabajó arduamente para dar con el paradero de Lucy y con ello, comprobar su inocencia.

Semanas después de investigaciones, la organización logró dar con la perra, la cual fue localizada a unos 300 kilómetros de Redmond, en donde ya había sido adoptada por una familia.

De inmediato, el juez desestimó el caso, luego de que la demandante había mentido bajo juramento y así, Horner fue puesto en libertad el pasado 3 de agosto, aunque se desconoce si el falló dictaminó si hubo o no abuso en contra de su hija, pues anteriormente esa misma defensa ya había presentado una denuncia falsa de abuso contra la esposa de este hombre.