¿Por qué puedes sufrir una malformación de Chiari y no saberlo?

Existen dos tipos importantes de deformaciones craneales: la Craneosinostosis y la Plagiocefalia posicional
¿Por qué puedes sufrir una malformación de Chiari y no saberlo?
Foto: shutterstock

A pesar de que lo siguiente aparezca como inverosímil, es un fenómeno que efectivamente sucede, y lo hace con frecuencia: de vez en cuando no nos percatamos de las enfermedades o condiciones médicas que podemos estar padeciendo.

Percibir síntomas dependerá mucho de la naturaleza de ellos y de la enfermedad de la cual provengan, así como el lugar donde los síntomas se desarrollen y su intensidad. Debido a esto, es importante realizar chequeos médicos con cierta regularidad.

Una condición importante y que nos puede afectar mucho son las Malformaciones de Chiari. Ellos son defectos estructurales en el cerebro y en el cerebelo, que es la parte del cerebro que controla el equilibrio. Ocurren cuando una parte del cráneo es más pequeña o más joven.

Las Malformaciones de Chiari es solamente un elemento integrante de una vasta tipología de deformaciones craneales. Nos ocuparemos de describir y comparar dos tipos específicos: las craneosinostosis y la plagiocefalia posicional.

Craneosinostosis

Foto: Wikipedia

Es uno de los tipos más comunes de deformaciones craneales. Se produce cuando algún factor aún desconocido modifica la estructura de un órgano o parte del cuerpo durante el embarazo. Los factores puede ser genéticos, ambientales, alimenticios, etcétera.

La patología se debe al cierre prematuro de una o más suturas. Como consecuencia, conforme al crecimiento del cráneo, éste va adquiriendo una forma irregular. En un cráneo normal, las suturas que aparecen son las siguientes:

  • Suturas coronales o frontales, ubicadas entre el hueso parietal y los huesos frontales.
  • Sutura sagital, entre ambos parietales.
  • Sutura posterior o lambdoidea, que une el hueso occipital con los dos parietales.

Dependiendo de la sutura o suturas que se cierren, el cráneo adquirirá una forma distinta.

El tratamiento de la craneosinostosis consiste principalmente en cirugía. Se realiza regularmente en niños entre edades comprendidas entre los 3 y 6 meses de vida, excepto en los casos de sinostosis múltiple, donde deberá operarse en las dos primeras semanas de vida.

Plagiocefalia posicional

Este trastorno consiste en el aplanamiento de una región del cráneo, comúnmente la región del hueso occipital posterior debido a la acción de una fuerza mecánica. La presión pudo haber sido ejercida mientras el bebé se localizaba todavía en el vientre de la madre.

Los casos más comunes, sin embargo, se producen en el periodo post-natal, como resultado de una posición supina (boca arriba) muy prolongada. El efecto más notorio es el factor antiestético, pero existen también otras complicaciones asociadas, como las siguientes:

  • Estrabismo
  • Dificultad al masticar
  • Trastornos neurológicos de poca gravedad
  • Retrasos de psicomotricidad

El tratamiento puede consistir en un simple cambio de posición de descanso del bebé. Al momento de colocarlo para que duerma, lo recomendable es hacerlo para que se apoye sobre el lado redondeado. Para ello, es muy útil ayudarse con almohadas.